Seirei Gensouki – Vol 2 : Cap 2

Seirei Gensouki Volumen 2.

Capitulo 2: Chica Asesina.

 

Traductor: Derian.

Corrector: Axelerator.


 

Para cuando Rio dejó el gremio Ricca, los cielos ya se estaban tornando rojos. Cuando el sol se pusiera, las puertas de la ciudad se cerrarían para cualquier tipo de tráfico saliente o entrante.

Como sea, Rio caminaba sin prisa por la calle principal buscando una posada. Había tenido una agenda ocupada hasta ahora, y había dormido varias noches en la calle. Quería descansar en una cama apropiada, aunque sea una noche.

Mientras observaba sus alrededores, podía observar una cantidad abundante de posadas, prácticamente estaba en todos lados, pero no iba a quedar en cualquier lugar viejo y polvoriento: había diferencias entre todas las posadas que veía, pero él estaba buscando una con un baño.

Como sea, las bañeras de la región de Strahl era un poco diferente en apariencia a las que una persona japonesa podría imaginar.  Esto particularmente, se debía al hecho de que el agua no era tan accesible como en Japón, y que la población en general no deseaba sumergirse completamente en agua. Así que las bañeras con capacidad de cubrir totalmente a una persona, simplemente, no existían. De hecho, la palabra “bañera”, aquí, se refería a tinas poco profundas que contenían suficiente agua como para bañar un cuerpo incluyendo el pelo.

Mas allá, los únicos que se bañaban todos los días, eran miembros de la realeza y nobleza — los plebeyos no solían gastar dinero en baños. Eso significaba que una habitación privada con un balde lleno de agua era considerada más que un espléndido baño.

Dicho eso, sería muy difícil que Rio encontrara un baño así en cualquier posada barata, así que como un japones bien formado, era muy selectivo en el estado de los baños en las posadas que elegía. Mientras Rio reflexionaba entre sus opciones…

“¡Hey, Señor!” Una voz repentinamente lo llamó desde detrás. Rio se dio la vuelta.

Allí estaba una linda chica en un delantal y un vestido de túnica, quien parecía ser dos o 3 años más joven que Rio, haciéndola de unos diez años. La chica miró a Rio y esbozo una brillante y amigable sonrisa.

“¿Uh? ¿Me llamas a mí?” Rio preguntó, apuntándose.

“¡Yup! ¿Busca un lugar en donde quedarse?”

“Si, pero… ¿Quién eres?”

“¡Trabajo en la posado de allí! ¿Le gustaría venir y quedarse en nuestra posada?” Preguntó la chica, apuntando a un edificio de madera, de 3 pisos que sobresalían entre los alrededores.

Ella se aferró entusiasmada al brazo de Rio, era su forma de evitar que los posibles clientes se escaparan. A pesar de su joven edad, era muy buena en los negocios.

“Estoy buscando una habitación con baño ¿Tienes algo así disponible?”

Naturalmente, Rio no era capaz de ver si los baños estaban incluidos en las posadas desde afuera, así que pensó que era mejor preguntarles a las personas que trabajaban allí… Mas ahora que ella lo llamó apropósito para negociar. Con eso en mente, Rio siguió adelante con sus condiciones. La chica asintió con ánimo.

“¡Yup! En nuestra posada solo tenemos habitaciones individuales. Todavía tenemos habitaciones libres, y también puedes rentar una bañera. Así que… ¿Nos escogerás? ¿Porfis?”

La chiquilla río alegremente y miró a Rio, observando un poco de su rostro bajo la capucha de su capa. Sus ojos se abrieron un poco.

“Supongo que sí.” Si seguía esperando, tal vez para cuando encontrara una posada de su agrado, todas las habitaciones de la ciudad estarían ocupadas. Este lugar complacía todas sus condiciones, así que Rio asintió, decidiendo inmediatamente.

“Hehe ¡Ya! ¡Un invitado entrando ahora mismo! ¡Sígame, por aquí!  ¡Por aquí!” Con un pequeño rubor en sus mejillas, la chica tiró del brazo de Rio energizada mente.

Dentro de la posada, ambos se vieron frente a un escritorio de recepción vacante. A su lado, una puerta de vaivén que llevaba a la cafetería, de la cual, provenían ruidos de bullicio y ajetreo.

“La cuota se paga allí en frente. Serán 7 grandes de cobre por una noche, cena incluida ¡Puedes pedir la bañera gratis como un extra!” Ignorando la conmoción en la cafetería, la niña explicó los precios en una clara y ruidosa voz.

El precio no era caro, ni barato; para un plebeyo que se quedaría en una habitación individual de una posada promedio, el precio era más que esperable. Como referencia, quedarse en una habitación compartida en una de las posadas más baratas, costaba menos que una grande de cobre.

“Entonces…Aquí están.” Rio entregó las 7 grandes de cobre.

“¡Un placer hacer negocios! Oh, cierto… ¿Cuál es tu nombre? ¡Yo soy Chloe!” Preguntó la chica con una inocente y profesional sonrisa, propia de su edad.

“Soy Haruto.”

“Haruto ¡Oka! Eres un poco más grande que yo ¿Verdad?¡Es un placer conocerte!”

“Si, encantado de conocerte.”

“Emmy, eres un poco callado. Pareces genial, Haruto ¡Deberías sacarte la capucha y sonreír un poco más! ¡Vamos déjame ver esa sonrisa!” Chloe hizo un puchero con una mirada de insatisfacción a la respuesta calmada de Rio.

“Haya…” Era difícil sonreír obligado, pero Rio hizo su mejor esfuerzo.

“Ohm… Oka, supongo que eso es aceptable ¡Ahora te llevare a tu habitación!” Una sonrisa regresó al rostro de Chloe. Asintió, tomo la mano de Rio y comenzó a caminar.

Que chica tan alegre, Rio pensó, esbozando una sonrisa amarga. Luego de estar rodeado de tantos niños molestos en la Academia Real, conocer a alguien como Chloe, que actuara de acorde a su edad, era más que refrescante.

Marcharon hacia el tercer piso, donde se encontraba la habitación de Rio. El área era de unos 22 pies cuadrados, con nada más que una cama.

“Aquí estamos. Solo puedes cerrar la puerta desde adentro, así que no dejes nada valioso al salir. Ahora mismo, es hora de la cena, así que puedes bajar al primer piso cuando estés listo ¿O prefieres tomar una ducha primero?” Explicó Chloe desde la puerta de la habitación.

“No. Cenaré primero.”

“Entendido. Llámame cuando necesito la bañera y el agua preparadas. Creo que no queda nada que decir… ¿Alguna pregunta?”

“No, estoy bien.”

“Genial. Bueno, déjame saber si necesito algo… Oh ¡Cierto! Muchos de nuestros clientes son aventureros, así que trata de no generar peleas con ningunos ¿Sí?” Chloe agregó una advertencia anecdótica.

“Está bien, entendido,” Dijo Rio un poco cansado. Le hubiera gustado escuchar todo eso mientras negociaban, pero esa clase de aventureros se podían encontrar en cualquier posada, así que no le dio importancia.

Los aventureros eran “multi-tareas” que pertenecían a organizaciones llamadas “Gremios de aventureros”, usualmente especializadas en trabajos sucios. Actuaban como mercenarios en tiempos de guerra y exterminaban monstruos en tiempos de paz. Por lo tanto, la mayoría de los aventureros solían ser toscos y rudos. Era común ver adultos borrachos generando peleas entre sí diariamente.

“Se cuidadoso ¿Oka? Aunque no sean aventureros, los hombres adultos pueden ser muy estúpidos. Se enojan fácilmente y se vuelven violentos… Puede que te molesten un poco, pero como eres un niño para ellos, probablemente te dejen fuera de las peleas si solo asientes a todo lo que digan.” Dijo Chloe con insistencia. Había una débil sombra en su rostro.

“Está bien, Chloe. Tienes trabajo que hacer ¿No es así? Deberías volver antes de que te regañen,” Rio contestó, esbozando una suave sonrisa.

“Si. Entonces ¡Nos vemos luego!” Asintiendo, Chloe se dio la vuelta. Pero antes de irse, paró abruptamente.

“Umma, si tiene tiempo luego de la cena… Me gustaría que habláramos un poco más. Me gusta mi trabajo, pero no tengo muchos amigos de mi edad,” Dijo encogiendo sus hombros.

 

 

 ◇◇◇

 

 

Rio entró a la cafetería encontrándose con una gran cantidad de adultos con sus caras rojas, haciendo gran cantidad de ruido; parecía que la posada estaba en su auge de negocios. Algunos de los clientes hasta portaban espadas — esos, probablemente eran aventureros. Todos observaron la encapuchada figura de Rio, pero los ignoró apropósito. Como si solo estuviera buscando un lugar donde sentarse…

“¡Haruto! Bienvenido! ¡Aquí, este asiento esta libre!”

Chloe, quien estaba trabajando como mesera en la cafetería, notó la entrada de Rio y fue corriendo a recibirlo. Aún con su capucha puesta, logró reconocerlo gracias a su estatura. Rio dejó que Chloe lo llevara a un asiento.

“Traeré tu comida inmediatamente ¿Que te gustaría beber? La primera va por la casa.”

“Las opciones son: cerveza, vino, y aguamiel. Oh, y té con leche.”

“Entonces… Una cerveza.”

“He… ¿Puedes beber algo tan amargo, Haruto?”

En este mundo no existía la restricción de edad para beber, pero parecía que Chloe todavía desconocía el “vuelo” de la cerveza. Rio dejó salir una risa sofocada.

“Si… Estoy un poco hambriento, así que si pudieras traer la comida lo más rápido posible…”

“¡Entendido! Mama está un poco muy orgullosa de la comida que preparó esta noche ¡Así que deberías estar ansioso!” Dijo Chloe, antes de correr a la cocina. Como si estuvieran esperando el momento justo, dos aventureros que estaban sentados cerca se pararon.

“Heeeeey, chiquillo ¿No estás un poco joven para tomar cerveza, huh?”

“Si. Un chico tan débil como tú debería estar tomando leche ¿No crees?”

“¡Dímelo a mí!”

Probablemente ya estaban borrachos. Uno de los hombres, con su cara enrojecida, se sentó a un lado de Rio en una manera demasiado familiar.  Rio suspiró, su expresión se torció con el hedor a alcohol de sus alientos. El otro hombre sonrió mientras observaba, tratando el espectáculo como un aperitivo para acompañar su borrachera.

“¡Hay, ustedes! No molesten a Haruto. Déjenlo comer en paz ¿Oka?” Chloe advirtió a los adultos, empujando el plato de Rio desde el otro lado del mostrador.

“N-no lo estamos mo-molestando señorita Chloe. S-solo come-menzzamos una conversación con alguien a quien no habíamoss visto antes.”

“Ec-satamente. Parece un nuevo aventurero. Pensssamos que podríamos darle unoss consejos, siendo mayorez.” El hombre borracho contradijo a Chloe con una sonrisa amigable. “Dios. Haruto, puedes agarrar todo la sopa y pan que quieras ¡Cociné el pan yo misma! ¿Sabías?” Dijo Chloe gentilmente luego de suspirar exasperadamente. El plato de madera que le alcanzó a Rio estaba rebosante de comida.

“Wow, se ve deliciosa. Mejor no me tardo,” Dijo Rio, sacando los utensilios, que había preparado de antemano, de su bolsillo y usó su chuchillo, tenedor y cuchara para comer. Chloe había dicho que esa comida era el orgulloso de su madre, y podía verlo.

“Esta delicioso ¿Podría pedirte una cerveza?” Rio preguntó mientras llevaba la comida elegantemente hasta su boca.

“Oh, cierto,” Chloe asintió distraídamente y regresó a la cocina.

“Tch, mira sus modales ¿Se cree una especie de noble, huh?” El hombre sentado a la derecha de Rio chasqueo su lengua en aburrimiento.

La cafetería estaba llena de gente que comía con las manos, haciendo que los utensilios de Rio resaltaran. Hacía parecer que tenía aires de importancia, para el disgusto de los otros en la habitación. No les parecía para nada divertido.

Rio ignoró las palabras del hombre y continuó comiendo silenciosamente, lo que hizo que el enojo del hombre aumentara. Y finalmente colmo su paciencia.

“Escucha, mocoso. Los adultos te están hablando. Al menos quítate la capucha,” Dijo el hombre a la derecha de Rio, antes de confiadamente alcanzar la capucha, ¡SLAP! Rio golpeó la mano extendida del hombre sin si quiera mirarlo. Las expresiones de los hombres cambiaron inmediatamente, y el que había sido golpeado observo a Rio con una mirada oscura.

“Parece que alguien debe aprender modales…”

“Podría decirte lo mismo. Es nuestra primera cita ¿O no?”

Rio suspiró, oponiéndose al hombre, con una voz fría que lo hizo fruncir el ceño.

“¿Que dices?”

La atmosfera era agria. Hasta…

“Bien bien ¡Paren, paren! ¡Lleven su pelea afuera!”

Chloe, quien estaba llevando la cerveza, saltó entre ellos en pánico.

“Vamos, señorita Chloe. Esto no cuenta como una pelea ¿Verdad? ¿O este moco tiene un trato especial?” El hombre al que le habían golpeado la mano dijo, claramente disgustado.

“Esa no es… mi intención…” Chloe se estremeció ante la mirada oscura del peligroso hombre.

“Entonces, déjeme seguir. Voy a enseñarle a este chico unos modales ¡Hay, chico! Quítate la capucha y ponte de rodillas. Te perdonaré si haces eso.” El hombre ordenó a Rio con una mirada fija.

Como sea, Rio siguió disfrutando de su comida silenciosamente, lo cual provocó más al hombre. Los espectadores que los rodeaban rieron a carcajadas.

“Heh, los está ignorando.”

“Están siendo despreciados. Como tiene que ser,” Alguien murmuró.

“T-Tú…” Ambos hombres comenzaron a mover con rabia al ser humillados.

“¡Ha-Haruto! ¡Rápido quítate la capucha!” Chloe pidió a Rio con miedo.

“…No quiero hacerlo.” Rio dejó salir una sonrisa incomoda y sacudió su cabeza en respuesta.

“Así que… Vas a ignorar lo que decimos y solo escucharas a la señorita Chloe ¿Es eso? ¿Así vas a ser? Huh?”

“¿Como puedo responderle a alguien que claramente se me aproxima con malas intenciones? Si conoces la respuesta, por favor, dímela,” Rio le preguntó al hombre con una voz cansada.

‘Envolverse en algo así no traería nada más que problemas’

Rio se crio en los barrios bajos, donde solo importaba el poder, pero se encontró con que la sociedad de aventureros era un poco parecida. La forma en la que ambas partes pensaban era extremadamente simplista. Para ambos, ser visto con desprecio era equivalente a la derrota, dado que sus vidas dependían de su fuerza. No podían permitirse mostrar debilidad. Incluso si Rio se disculpaba, no había garantía de que lo perdonaran. Simplemente lo molestarían aún más, diciendo cosas como “Disculparse significa que admites que fue tu culpa.”

“. ¿Una respuesta correcta? No cambies el tema. Ahora, yo soy el que pregunta como harás para salirte de esta. Todo lo que necesitar es disculparte.” El hombre insistió otra vez. Rio dejó salir una mueca burlona antes de llevar un pedazo de carne a su boa.

“¿Estás seguro de que quieres hacer las cosas más difíciles, mocoso?” El hombre se paró en frente de los asientos con un estruendo ruidoso.

“Oigan, Gene, Assil ¿No deberíamos enseñarle una lección a este chico?”

“Si, necesito bajarse de su caballo un poco. Especialmente siendo un novato. Enseñarle la vida de un aventurero.”

El hombre sentado cerca trató de alentarlo, molestando aún más a Rio. Chloe trató de calmarlos, pero fue silenciada con una simple mirada. Cerró la boca llena de miedo.

“Párate,” Dijo el hombre cuya mano había sido golpeada, agarrando a Rio por su collar con su mano izquierda.

El hombre media unos 2 metros de alto, así que al ser un niño de 12 años midiendo 160cm de alto, sus pies quedaron colgando en el aire. Como sea, el hecho de agarrar a alguien por su collar en una pelear no era nada más que un acto de intimidación; Ocupa tus manos y te deja indefenso a contraataques.

“Haha, típico de Gene y su fuerza bruta. Vamos, dí ‘Soy un hombre’ ”

Los espectadores incitaron al hombre mientras sostenía a Rio.

‘Si este es Gene, el otro debe ser Assil…No es que importe.

Rio dejó salir un frío suspiro sobre ambos hombres.

“Tch, eres un mocoso imprudente.” El hombre llamado Gene chasqueo su lengua, dejando salir un aliento que apestaba a alcohol.

“Apesta. ¿Podrías para de hablar… No, dejar de respirar?” Preguntó Rio incómodamente, haciendo muecas.

“Tú lo pediste.”

Gene hizo un puño con su mano derecha, oscilando al rostro de Rio.

Pero Rio movió sus manos fácilmente, y en el siguiente movimiento—

“¡O-Oww!” Gene gritó. Rio ágilmente tomo la mano derecha de Gene y la retorció, permitiéndole presionar el cuerpo retorcido de Gene contra el suelo.

Gene esbozo una mueca desde donde estaba siendo presionado: todavía debía procesar lo que había pasado. Lo mismo pasó con todos los que observaban.

“¡H-Hey! ¿Qué le hiciste a Gene?” Dijo Assil atónito.

“Obviamente es defensa propia,” Respondió Rio sin rodeos. Pero eso no era lo que Assil quería saber. Él se refería a como Rio había atrapado a Gene tan fácilmente, pero Rio no estaba dispuesto a Revelar eso

“¡¿Cuánto tiempo seguirás con eso?! ¡Ya deja ir a Gene!” Assil apretó sus puños impacientemente y trató de golpear a Rio. Rio dejó ir a Gene y rápidamente esquivó los puñetazos entrantes. Solo eran barridos de un borracho, así que Rio no tuve problema esquivándolos.

“¡Deja de esquivarme!”

Assil comenzó a jadear, pero no importaba cuanto tratara, sus golpes nunca hacían contacto con el cuerpo de Rio. Pero persistentemente siguió lanzando puñetazos, así que Rio lo hizo tropezar. Assil salió volando por los aires.

“No puedes,” Rio dijo con una pequeña risa mientras miraba la patética figura de Assil tirada en el suelo.

“T-Tu…” El enojo de Assil hizo que volviera a ponerse de pie, pero se detuvo repentinamente al ver la figura que se encontraba detrás de Rio. Era gene, y sostenía la espada oculta en su cintura. Mientras tanto, Rio había notado la presencia de Gene hace un largo raro.

“Si usas eso, yo tampoco me contendré.” Se dio la vuelta cautelosamente y dejó salir esa simple advertencia.

“¡Cállate! Como si dejara que me jodieras aún más… No te perdonare ni aunque supliques ¡Maldito mocoso!” Gene gritó furiosamente. Repentinamente—

“¡Nada de sangre derramada en mi suelo!”

Una mujer que parecía ser la dueña de la posada salió de la cocina, guiada por una aterrorizada Chloe. Parecía estar casi en sus treintas; Era obviamente, la madre de Chloe.

Normalmente, los guardias de la ciudad no tomarían acciones contra una pelea entre un par de borrachos en una posada, pero ni si quiera ellos podían hacer la vista gorda ante peleas que resultarán en cadáveres.

“Heeeey, Rebecca, dulzura. Lo siento, tenemos que defender nuestro honor y todo eso. No podemos solo calmarnos tan fácilmente,” Dijo Gene, mirando a Rio con una mirada de odio.  Él no era tan reacio como para calmarse; claramente no tenía intenciones de hacerlo.

El hecho de que estuviera demasiado borracho para procesar con calma sus pensamientos jugaron un papel importante en la toma de decisiones.

Rio le devolvió la mirada a Gene, quien estaba a pocos minutos de lanzarse hacia él. Si no quieres perder la cara luchando contra los borrachos, entonces deberías vivir con modestia, pensó para sí mismo con exasperación.

Pero Río no tenía la intención de expresar esos pensamientos en voz alta y avivar las llamas. Ya tenía suficientes de estos dos borrachos molestos ante él, y solo quería volver a su habitación y descansar. Para él, Gene y Assil no eran oponentes con los que valiera la pena luchar, por lo que no quería involucrarse más en sus problemas de lo que ya estaba.

Ah bueno. Si van a atacar, me gustaría que lo hicieran rápido. De esa manera, al menos lo que yo haga será en defensa propia.

Los pensamientos de Rio comenzaban a tomar un giro perturbador, pero sus palabras solo podían traer un desastre. Podía probablemente provocar que lo atacaran con algunos insultos genéricos, pero apelar a la defensa personal no iría muy bien luego de el mismo invitar a los problemas. De esa manera, la pelea sería por faltas de ambas partes. Para establecer una situación de defensa personas, debía asegurar de que Gene lo atacara sin provocación alguna.

Entonces Rio doblo su boca para esbozar una mueca que solo Gene podría ver. Gene dio un chasquido rencoroso con su lengua y se lanzó a Río con toda su fuerza.

“Señor. ¡Gene!” Gritó la propietaria Rebecca, pero Gene no se detuvo. Él empujó el cuchillo en su mano derecha hacia adelante, apuntando al hombro de Rio.

Con un pequeño suspiro, Rio dirigió su mano al cuchillo que se aproximaba. El cuchillo de Gene y la mano de Rio se cruzaron, pero no se derramó ni una gota de sangre. En vez de eso, la figura de Gene se elevó por los aires. Rio había empujado la mano con el cuchillo del hombre y logró hacerlo tropezar, tirándolo sobre su hombro. Gene cayó encima de Assil, enviando a ambos al suelo. Por supuesto Rio dejó a ambos desarmados, pero — “¡Gag! Oww…”

El cuchillo de Gene apuñaló la pierna de Assil. En el momento de la caída el cuchillo de Gene probamente se apartó de su mano. Assil gimió adolorido, agarrando el área lastimada con una cara pálida.

“¡Señor Assil! ¿Se encuentra bien?!” Rebecca dejó el mostrador con pánico.

“A-Assil? ¡L-Lo siento!” Gene se disculpó conmocionado.

“Oww, oww…”

Ver el rostro retorcido de dolor hizo que Rebecca y Gene perdieran la calma. “T-Tu, mocoso ¿¡Que le hiciste a Assil!?” Gene llevó toda su ira a Rio.

“¿Que? Fue una demostración de defensa propia. Tu eres el malo en esto, apuñalando a tu propio amigo,” Replicó Rio con una voz seria.

A pesar de haber sido en defensa propia, Rio sintió un poco de repulsión por pasar la línea del asesinato — ya que Amakawa Haruto aún estaba en él. Como sea… Él estaba tan contaminado por ese mundo que pudo pasar por alto un poco de ese daño inevitable. Fue por eso que no puedo sentir lastima por un hombre que se lastimo gracias a sus propios actos.

“¿Que? ¡Tu fuiste quien lo hizo!” Gene se alteró ante las palaras de Rio, incapaz de aceptarlas.

“El cuchillo estaba en tu mano. Dado que tu fuiste quien decidió tratar de apuñalarme, mi defensa propia esta más que justificada ¿O me estas pidiendo que me quede quieto y te deje apuñalarme?”

“Qu…N-No, pero…” Gene dudaba, presionado por el indiferente tono de Rio.

“Deberías dejar de sangrar rápido. No es una herida fatal, pero no es algo que debas ignorar tampoco,” Dijo Rio, haciendo que Gene se diera la vuelta hacia Assil con un suspiro.

Rebecca estaba tratando de aplicar primeros auxilios mientras le ordenaba a Chloe que llevara un poco de alcohol y vendas limpias.

“Voy a remover el cuchillo y esterilizar la herida. Dolerá, pero tendrás que aguantarlo, “Dijo Rebeca, antes de retirar el cuchillo de la pierna de Assil. Él gritó con dolor.

Rebecca limpió la herida con alcohol, luego puso los vendajes que instantáneamente se tiñeron con la sangre.

“¿Q-qué debemos hacer? La sangre … “La regla inflexible de detener el flujo sanguíneo era presionar la arteria más cercana al corazón. Sin embargo, los aficionados tienden a caer en pánico y terminan ejerciendo presión sobre la herida. Rebecca fue un ejemplo clásico de una aficionada de este tipo, ya que la vista de la tela roja brillante la envolvió.

… Este par obtuvo lo que merecían, pero supongo que el propietario no tiene la culpa …

Los únicos involucrados en la pelea fueron Rio, Gene y Assil; Rebecca era una tercera parte inocente. Verla desesperadamente intentando detener el flujo de sangre, a pesar de su falta de participación, fue más de lo que Rio pudo soportar. Con un suspiro, se acercó a Assil.

“Por favor, muévete”

“¿Huh?”

Ignorando la confusa voz de Rebecca, Rio fácilmente levantó el cuerpo más grande de Assil. Solo pudo realizar esto mejorando secretamente su cuerpo físico con esencia. Pero para todos los demás a su alrededor, incluidos Gene y Rebecca, parecía que Río tenía una fuerza tremenda, lo que los hizo a todos congelarse en confusión.

Rio llevó a Assil a un rincón de la habitación y desató el vendaje de tela improvisado, ubicando el punto de presión adecuado para detener el flujo de sangre y volviéndolo a apretar. Luego, colocó su mano sobre la herida y cantó el hechizo para curarse.

“Cura”

Una luz mística y débil fue emitida por la mano de Río. Sin embargo, no apareció una fórmula de hechizos, es decir, ningún círculo mágico, porque la peculiar constitución de Río le impidió realizar magia. En cambio, imitó el flujo de la esencia en una fórmula mágica para realizar el mismo fenómeno de la magia misma. Para cualquiera que tenga el más mínimo conocimiento de magia y hechicería, las acciones de Rio parecerían extremadamente sospechosas. No importaba cuán pocos plebeyos pudieran manejar la magia, usar tales habilidades sobrenaturales frente a otros era suficiente para causar preocupación. Por eso Rio lo había llevado a este rincón, donde los espectadores no podían tener una visión tan clara de su tratamiento.

Afortunadamente, Assil estaba cerrando los ojos para evitar mirar su pierna manchada de rojo, dándole a Rio la oportunidad de curarlo lo suficiente para cerrar la herida. Una vez más, llevó a Assil a donde habían estado antes y lo acostó, desatando la tela que había estado presionando el flujo de sangre.

“He detenido el sangrado, pero tendrá que abstenerse de realizar cualquier actividad vigorosa durante al menos una semana. De lo contrario, la herida se abrirá de nuevo. Dolerá, pero debería estar bien para volver a caminar a partir de mañana “, explicó Río con indiferencia a todos los presentes. Apenas escuchaban con las mandíbulas caídas en shock. Un silencio cayó sobre la habitación por un momento. Entonces—

“¿En serio?”

“¿Lo curó con magia?”

“Oye, ¿podría realmente ser un noble?” “Mierda, esto es malo. Tocar a un noble conlleva una pena de muerte”. Al instante, murmullos de miedo y malestar se extendieron por la habitación. Río, sin embargo, observó con frialdad las reacciones de los que estaban en la habitación, buscando a alguien que notara la irregularidad en sus acciones. Como resultado, determinó que nadie había notado nada extraño. Una vez que llegó a esa conclusión, ya no tenía ninguna razón para quedarse en la cafetería.

“Chloe,” Rio llamó el nombre de la chica congelada detrás del mostrador. Ella estaba llevando un balde de agua a la habitación para lavar la sangre. En el momento en que Rio la vio saltar de su piel y tropezar hacia atrás con su pequeño y asustado cuerpo –

“… Lo siento. No importa. La comida estuvo deliciosa … Gracias por la comida.” Rio esbozo una triste sonrisa y regresó a su habitación.

 

 

 ◇◇◇

 

 

A la mañana siguiente, Rio dejó la posada antes de que el sol saliera.

“Gracias por curar al hombre herido anoche. La situación fue contenida por ti,” Dijo Rebecca, asintiendo con su cabeza a Rio frente al escritorio.

“Por favor no se preocupe por eso. No es algo por lo que debería agradecerme, señora.” Rio sacudió su cabeza con una sonrisa forzada.

“No, fue mi culpa… No intervine antes.”

“Aventureros peleando en bares es algo de todos los días.  No puedes esperar calmar todos y cada uno de ellos. Los que están en faltas aquí son las partes involucradas: Yo y los otros dos hombres.” Rio le replicó a Rebecca para que no se sintiera culpable.

La noche anterior, Rebecca había sido la que había llevado agua y un balde a la habitación de Río. Se había disculpado varias veces en ese intervalo, haciendo que Rio se sintiera muy mal por ella.

“Así que, por favor, no dejes que te moleste. Debo irme ahora “, dijo Rio, tratando de irse lo antes posible.

“Umma, ¿te gustaría llevar una lonchera contigo en lugar del desayuno? Por favor, espere aquí un momento, ¡voy a empacar ahora! También te devolveré las tarifas de tu habitación “. Rebecca sacó un monedero del mostrador; probablemente lo había preparado de antemano. Rio negó con la cabeza, nervioso.

“No hay manera de que pueda aceptar un reembolso. He recibido más que suficiente servicio de esta posada ”

” Entonces déjame hacer tu almuerzo, al menos. El desayuno está incluido en la tarifa, después de todo. “Sin esperar la respuesta de Rio, Rebecca colocó el monedero en el mostrador e hizo un guion para la cocina.

‘Es una persona honesta y buena, pero en lugar de desprenderse de un aura sabia, parece ser el tipo de persona que se deja engañar fácilmente…’

Rio notó su impresión de Rebecca. Miró hacia la cocina para ver a Chloe y a otra chica desconocida en un delantal observándolo. Se escondieron en el momento en que sus miradas se encontraron con las de Rio.

‘Chloe … y su hermana pequeña? Ella es joven.’

Mientras que Chloe tenía alrededor de diez años, su hermana era claramente mucho más joven. Tener a alguien tan joven ayudando en la posada proporcionó evidencia más que suficiente de que Rebecca estaba luchando.

‘¿Este lugar está dirigido por tres chicas? No veo ningún signo de marido’

Rio no había visto a un propietario desde que entró a esta posada. Había pensado que el hombre podría haber estado trabajando en la cocina, pero Rebecca estaba administrando la cocina.

‘…Bueno lo que sea’

No tenía nada que ver con él, por lo que Rio decidió no meterse más en su negocio. Fue entonces cuando Rebecca regresó con una lonchera cuidadosamente envuelta.

“Perdón por la espera. Lo empaqué lleno de alimentos para el desayuno y pan. Chloe se despertó temprano para hornearlo, así que espero que lo disfrutes ”

” Gracias por todo. Y también a Chloe.”

“¡Oye! ¡Estoy de vuelta! ”

Justo cuando Rio le daba las gracias con una sonrisa, un hombre borracho entró en la posada. Vio a Rebecca y se dirigió hacia ella.

“¡Amor! ¡No me digas que volverás borracho otra vez! ”

“¡Cállate! ¡Puedo beber cuando quiera! ” Con un grito, el hombre de repente golpeó a Rebecca.

Rio se sorprendió, adivinando que este era su marido. Y a juzgar por la forma en que regresaba a casa borracho en las primeras horas de la mañana, probablemente no era bueno.

Río sintió un sentimiento insoportable, pero él no quería actuar y complicar sus asuntos familiares más de lo que ya estaban.

“Hugh …”

Pero no pudo evitar sentirse impotente mientras observaba a Rebecca tocar donde ella sufría de dolor. Rio suspiró y se acercó a ella. Fingió cantar un hechizo y manipuló su esencia para curar su dolor.

“Eh? ¿Ya no duele? ¡Gracias! “Rebecca hizo una mueca de sorpresa al ver que el dolor desaparecía, pero al instante comprendió lo que Rio había hecho y agachó la cabeza con gratitud.

“¿Qué? ¿Qué hizo él? ” Mientras tanto, su esposo miró a Río dudoso. No entendía lo que había hecho Rio, y estaba de peor humor después de ver a Rebecca defendida.

“¡Para! ¡Ese es uno de nuestros clientes! “Rebecca trató de pararse frente a su esposo en un ataque de pánico.

Solo te golpearán de nuevo haciendo eso … Rio estaba harto. Él sabía que ella era una mujer con un alto sentido de responsabilidad, pero esto era demasiado

Efectivamente, el mal genio de su marido se encendió, y él trató de golpearla una vez más. Con un suspiro, Rio cerró la brecha entre ellos, neutralizó los movimientos de su esposo y tocó suavemente la cabeza del hombre.

“Purgo.”

La mano de Rio comenzó a brillar levemente mientras cantaba un hechizo falso una vez más. Pasaron varios segundos hasta que el marido recobró los sentidos.

“Es magia aleccionadora. ¿Te sientes refrescado ahora? “Rio preguntó en un tono frío.

“¿Eh …? Y-sí. Lo siento, “dijo el esposo, perplejo por su repentinamente claro estado mental.

“No te disculpes conmigo, discúlpate con Rebecca”, dijo Rio con voz cansada, mirando a la mujer. Su esposo se volvió hacia la propietaria con una expresión de culpabilidad en su rostro.

“Lo siento”

Mientras estaba borracho furioso, no parecía ser irracionalmente violento cuando estaba sobrio.

“¡L-lamento haberle causado tantos problemas!” Rebecca inclinó su cabeza hacia Rio en extrema gratitud.

“No, yo debería ser el que se disculpa. Gracias por el almuerzo. Adiós ahora”. Rio optó por despedirse antes de que las cosas se complicaran, y luego abandonó la posada.

‘Bueno, eso realmente no resolvió nada…’

La escena que había ocurrido en la posada justo ahora probablemente volvería a ocurrir en el futuro. Sus acciones habían sido sin sentido… Una solución temporal en el mejor de los casos. El pensamiento hizo su mañana un poco más sombría.

‘Es hora de moverse’ Decidió abandonar la ciudad y dejar atrás su mal humor lo más rápido posible.

 

Después de caminar hacia el este por el camino hacia el bosque por un tiempo, Rio comprobó si había alguien cerca, antes de desviarse deliberadamente del camino. Todavía era temprano en la mañana, así que la niebla del bosque hacía que todo fuera difícil de ver. Río tranquilamente comenzó a correr.

No mucho después de haber cambiado de ritmo, descubrió una figura tendida en el suelo en su camino. Se acercó a él para ver que una persona estaba allí, acostada boca abajo.

Incluso un paso fuera de las murallas de la ciudad lo expone al riesgo de ser atacado por monstruos y animales carnívoros; ese riesgo aumentó exponencialmente una vez que entraste en el bosque propiamente dicho. Esta persona podría haber sido potencialmente el resultado de ese peligro, pero es posible que se haya derrumbado en medio de su viaje.

Con ese pensamiento en mente, Rio se acercó al cuerpo.

Llevaba una túnica que cubría toda su figura. A juzgar por el tamaño, Rio pensó que era un niño.

‘¿Que haría un niño aquí…?’

Era un poco inquietante, pero solo abandonarlo ahí le dejaría un mal sabor de boca, así que de mala gana Rio la llamó

“Hey ¿Estas bien?” Preguntó mientras la sacudió, pero no hubo reacción, podía sentir algo de calor corporal a través de la túnica.

Así que seguía viva — Rio se relajó por un momento y trató de observar el rostro bajo la capucha.

Repentinamente, la persona — una chica, pudo ver — abrió sus ojos; emitió un leve, intento de asesinato. Rio dirigió su mirada a la mano de la chica, solo para ver un cuchillo de hoja larga empuñado en su mano.

La chica dirigió el cuchillo hacia el cuerpo de Rio, pero él logró retroceder, esquivando el ataque. El cuchillo de la chica apuñalo el aire. Como sea, a pesar de haber fallado si primer ataque, ella parecía moverse para encadenar otro.

Exhalando gran cantidad de aire, la chica sopló hacia el cuello de Rio. En su boca se encontraba un pequeño… tuvo — como una cerbatana.

Rio sintió una punzada de dolor en el cuello, lo que lo hizo fruncir el ceño. Pero él sabía que debía crear distancie entre él y la chica, primero y más importante, logró alejarse un poco de la chica por reflejos, mientras daba unos pasados hacia atrás.

La capucha de la chica cayó, revelando una linda cara y un cabello pálido y naranja que llegaba hasta sus hombros. Parecía ser unos dos o tres años más joven que Rio, pero había una gran cantidad de intenciones asesinas que emanaban desde sus ojos escarlatas. Dos mullidas orejas de Zorro se hicieron notar en su cabeza, algo que demandaba mucha atención en su presencia.

‘¡¿Una bestia salvaje?!’ Los ojos de Rio se abrieron antes las cualidades de la chica. Repentinamente toda la fuerza de su cuerpo se esfumo mientras caía de rodillas.

El dardo de su cerbatana había sido cubierto por veneno de rápida acción, determino Rio. Sacó el dardo de su cuello con una mano temblorosa. Entonces, antes de que el veneno pudiera viajar por todo su cuerpo, cubrió la herida y comenzó a neutralizar el veneno sin que la chica logrará darse cuenta.

 

Illust 3

 

La chica asumió que no tenía ninguna forma de antídoto y siguió observando, esperando que el veneno circulara a través de él.

Mientras tanto, mientras Rio administraba su capacidad de desintoxicación, observó cuidadosamente la cara de la niña. Había leído sobre ellos en libros antes, pero esta era la primera vez que veía una bestia real.

Las bestias y otros demi-humanos eran raramente descubiertos si uno vivía una vida normal en la región de Strahl, lo que justificaba la sorpresa de Río.

Los dos se miraron el uno al otro mientras Rio continuaba removiendo el veneno de su cuerpo. Una vez que se consideró listo, y comprobó la fuerza de su agarre, le dio a la niña una pequeña sonrisa. La niña finalmente notó que el color estaba, por alguna razón, regresando a la cara de Río. La sorpresa parpadeó en su rostro sin emociones.

Rio vigiló a la niña por cualquier movimiento mientras sacaba su mochila y la tiraba al suelo, haciéndolo al instante más ligero. Ahora, él estaba listo para una pelea.

En el siguiente momento, la niña corrió hacia Río con una velocidad tremenda. Probablemente había usado Augendae Corporis de antemano, pero incluso si lo hizo–

‘¡es muy rápida!’

Rio se sorprendió de lo rápido que era su velocidad; De todas las personas que había conocido, hasta ahora, ella era definitivamente la más rápida. A pesar de su corta edad, sus habilidades naturales como una bestia de las etnias probablemente habían despertado … Pero eso no significaba que Rio tuviera que quedarse detrás de ella. Él podría manipular su esencia para permitir que su cuerpo supere sus límites físicos, y también desarrollar sus habilidades.

Río dejó que su esencia fluyera de su cuerpo, lo que instantáneamente lo fortaleció. Luego, a una velocidad que era igual a la de la niña, se lanzó hacia un lado. Los ojos de la niña se ensancharon ligeramente a la velocidad de Rio, pero ella cambió su trayectoria para igualar la de él.

‘Parece que sabe mantenerse…’

Rio siguió sus movimientos con calma mientras él sacaba un cuchillo de su túnica. Lo arrojó a su pierna, pero la niña saltó para evadirlo. Agarró una rama de tamaño moderado y se levantó, saltando ligeramente de rama en rama para trepar a un árbol. Rio se echó a correr, más rápido que el viento, cargó directamente hacia la chica, haciendo que ella buscara en su túnica con pánico. Tomo varios cuchillos arrojadizos y los lanzó a Rio.

Río sacó su espada larga de su vaina; aunque no era nada llamativo, un herrero bastante famoso había forjado su hoja afilada. Como prueba de ello, la hoja de la espada brillaba bruscamente. Rio giró su espada hacia los cuchillos que se acercaban

El estridente sonido del metal chocando con el metal hizo eco en todo el bosque. Rio había previsto la trayectoria de los cuchillos de la niña y los había tirado del aire. Volvió a colocar la espada en su funda cuando la niña descendió rápidamente del árbol. Al mismo tiempo, Rio saltó al árbol donde la niña acababa de estar.

La fuerza de su salto rompió la rama debajo de él, haciéndolo moverse a otra rama cercana en su lugar. Luego se dejó caer al suelo una vez más … Pero la chica se acercó a él, ya que había anticipado el momento de su aterrizaje. Ella empujó el cuchillo en su mano derecha hacia el torso de Rio, pero Rio con calma movió su mano izquierda, parando el ataque de su cuchillo. Luego movió su mano derecha también; Usando la palma de su mano, contrarrestó el ataque de la niña con un golpe en la barbilla. Pero la niña movió su cabeza hacia un lado, evadiendo su palma. Ella giró el cuchillo en su mano, intentando otro golpe en el cuerpo de Rio.

Posiblemente también había envenenado el cuchillo.

Rio usó sus movimientos defensivos y un juego de piernas habilidoso para continuar esquivando los ataques, pero la chica se negó a rendirse. Persistentemente seguía lanzando ataques.

Sus ataques feroces continuaron por un rato, pero Rio observaba sus movimientos meticulosamente, y esquivó cada uno de sus ataques. Solo se escuchaba el lamentable sonido del filo cortando el aire.

Eventualmente, la chica se dio cuenta de la diferencia de habilidades.

Su cara sin emociones empezó a mostrar señales de impaciencia mientras sus movimientos gradualmente se volvían más duros. Rio había observado los hábitos de la chica, en ese momento, empezó a crear deliberadamente oportunidades para que la chica pudiera atacar. La chica cayó completamente en su trampa, pasando el cuchillo por su cara horizontalmente.

‘Te fijas mucho en el cuchillo.’

Rio dio un paso atrás para esquivar el cuchillo. Simultáneamente, pateó a la chica mientras ella trataba de apuñalarlo, haciendo que perdiera el equilibrio. Luego tomo los brazos de la chica, desarmándola del su cuchillo, tirándolo con vigor.  La empujo de espaldas contra un árbol, pero ella giro rápidamente para recuperar su equilibrio y cayó en ambos pies, negando el omentum. Pateó el árbol, ganando impulso, mientras tomaba un cuchillo de su bolsillo. Se lanzó hacia adelante, apuntando al corazón de Rio.

‘Es como ver los movimientos de un animal…’ Rio se encontró atemorizado por los sentidos de combate de la chica, pero pudo lidiar con ello.

Tomando su brazo cuando ella se lanzó, Rio logró tirarla sobre sus hombros y la hizo caer al suelo con fuerza.

“¡Guh…!” Recibió el impacto con su espalda, lo que la hizo gemir de dolor. Sus extremidades perdieron su fuerza, haciendo que soltara el cuchillo. Rio pateó el cuchillo y se puso encima de la chica, dejándola en el suelo.

“Se acabo ¿Pueden entenderme?” dijo mientras apoyaba su peso en ella. Pudo notar el miedo en los ojos de la chica.

“Uuh… ¡Uwah! ¡N-No! ¡No! ¡Nooo! N-No aquí… ¡No quiero morir…!” La chica se esforzaba, sacudiendo su cabeza con descompostura.

“¡H-Hey, Cálmate!” Dijo Rio tratando de calmar a la desesperada chica.

“¡E-Eek! S-salvame! Maa! ¡Mama…!”

Era difícil de creer que fuera la misma chica que había luchado con tanta calma hace solo unos segundos. No estaba en condiciones de mantener una conversación — una vez se dio cuenta de eso, Rio puso su mano en la cabeza de la chica e imitó una magia para ponerla a dormir. El cuerpo de la chica cayó al instante.

Rio tomo una cuerda de su mochila; Para evitar que causara problemas al despertar, removió su túnica y comenzó a atarla, mientras, inspeccionaba el cuerpo. Pero a medio proceso, pudo notar un pequeño collar en su cuello, lo hizo fruncir el ceño.

“…Un collar de sumisión ¿Huh?” Rio murmuró con el ceño fruncido.

El collar de sumisión era un tipo de artefacto mágico que se usaba en criminales y esclavos — un artefacto que controlaba la voluntad de quien lo usara. Cuando el portador recibiera una orden de su dueño asignado, se sentiría fuertemente inclinado a obedecer la orden, también, su dueño asignado podía recitar un hechizo para causar gran dolor al portador.

Lo esclavos eran vistos como una propiedad que se podía adquirir. No tenían derechos, y podían ser tratados como objetos sin poder resistirse, no importaba lo que hubiera en sus corazones. Los esclavos eran eso, y el collar de sumisión existía para apoyar eso.

Esta chica-zorro, que había tratado de asesinar a Rio, poseía uno de estos, haciéndola esclava de alguien más. Posiblemente fue criada para ser una asesina por alguien que le ordeno matar a Rio. Mientras tuviera el collar de sumisión, seguiría tratando de matar a Rio. Si no lo hacía, iba a sufrir choques erráticos que fluirían por todo su cuerpo.

Era como una maldición… Para ambos, la chica y Rio.

No había muchas formas de escaparse de eso: la opción más rápida seria matarla, pero Rio nunca había matado a alguien antes. Además, la parte de Amakawa Haruto que se encontraba dentro de él, rechazaba fuertemente la idea de cruzar esa línea. Pero al mismo tiempo, el sabía que tratar de solucionar eso de otra manera sería mucho más problemático.

Incapaz de ocultar su molestia, Rio dejó salir un suspiro pesado.

Luego de dudar por unos momentos, Rio puso su mano en el cuello de la chica. ¡Luego, una débil luz iluminó sus manos — Clac! El collar de la chica cayó. Rio deshizo el hechizo del artefacto al imitar magia de alto nivel, Dispello.

“Oye. Despierta.”

Rio tomo el collar de sumisión y despertó a la chica.

“Ngh… uhh…”

Luego de unas sacudidas, el cuerpo de la chica se contrajo. Luego de unos segundos, sus ojos de abrieron de repente. Entonces, al ver la figura de Rio, trató de levantarse en pánico, pero se di cuenta rápido de que estaba inmovilizada.

Luego de tratar un rato, acepto el hecho de que había sido completamente inmovilizada, y se llenó de resignación. Miró a Rio con ojos preocupados.

“Parece ser que entiendes la situación. Si no quieres morir, no vuelvas a hacer lo de hace un rato ¿Esta bien?” Rio decidió intimidarla un poco, pero los ojos de la chica se llenaron de miedo.

“…Si… Si no lo hago… N-no… ¿No me… Mataras?”

“Eso depende de si respondes mis preguntas o no. Te ordenaron matarme ¿Verdad? ¿Tu amo era de la realeza de Beltrum? ¿O uno de los nobles?”

La chica guardó silencio ante la pregunta de Rio. Seguramente le ordenaron estrictamente que nunca hiciera algo que pudiera perjudicar a su amo.

Romper esa orden significaría recibir gran dolor en su cuerpo, por eso no quería decir nada, incluso ahora que Rio había retirado el collar.

“Oye ¿Sabes qué es esto?” Rio levanto el collar de sumisión frente a los ojos de la chica.

“¿U-Un Co-Collar…?”

La chica dio una respuesta confusa, inmediatamente seguida de un jadeo. Sus ojos de abrieron completamente. Su cuerpo comenzó a retorcerse desesperadamente tratando de sentir el collar. Eventualmente, se dio cuenta de que ya no sentía el collar.

“S-Se…fue… ¿El collar… se fue? Pero… ¿P-Por qué?” La chica se sorprendió de golpe.

Luego de un momento, volvió a retorcerse y a jadear en busca de la presencia del collar una vez más…

“Eh…w-weh…hic…hic… ¡Waaaaah!”

…Explotó en lágrimas.

“Hey…” Rio se encontraba perdido frente a las lágrimas de la chica. Solo sabía que el collar debió haberle pesado…

Con un suspiro, Rio decidió dejar que la chica llorara todo lo que quisiera. Aprovechó ese tiempo para juntar todas las armas que habían usado en su pelea.

“… ¿Terminaste?” Rio preguntó mientras el llanto de la chica se iba calmando. La chica se estremeció, y lo miró preocupadamente.

“El collar ya no está, así que puedes responder mis preguntas ¿verdad? ¿Quien te ordenó matarme?”

“Ah, uh…”

La chica no respondió la pregunta de Rio. Observó los alrededores y olfateo el aire.

“No sé de qué estas tan preocupada, pero solo estamos tu y yo aquí afuera. Puedes tranquilizarte,” Dijo Rio, haciendo que el cuerpo de la chica se sacudiera otra vez. Eventualmente, abrió su boca.

“N-No…L-Lo sé… No sé el nombre… De mi amo…Nunca…Nunca me lo dijo…”

Era más o menos la respuesta que Rio esperaba. Tener un esclavo con el rol de asesino significaba que su amo no le daba más información de la necesaria.

“… ¿Conoces el nombre de su casa?” No tenía grandes expectativas, pero preguntó de igual manera.

“¿No-Nombre de su casa? No lo sé.” La chica movió su cabeza confusa mientras Rio dejaba salir un suspiro.

“¡P-Pero! ¡Conozco…Conozco el nombre de hermano! Stewart… ¡Es Stewart!” La chica soltó todas las palabras de golpe. Rio, en respuesta, miró fijamente a la Chica.

Era un nombre familiar para él. El mismo nombre del chico que había tratado de culparlo de la caída de Flora. Si su familia sabía algo de Rio, tendría sentido que lo mandaran a matar.

“Stewart… ¿Es un chico-zorro como tú?”

“…Hermano…No es una bestia… Es humano. E-El que me entrenó.” La chica sacudió su cabeza furiosamente de lado a lado.

“¿Entrenada? Si es humano…Significa que él y tu no tienen relación ¿Verdad?”

Rio frunció el ceño un poco al escuchar ‘Hermano’. Es difícil de creer que la chica pudiera tener un hermano. Sabía que era posible que ella fuera hija de otra esclava, así que no quería saltar a ninguna conclusión, así que preguntó para estar seguro.

“No…No lo sé…” La chica movió la cabeza desconfiadamente.

“…Déjame cambiar mi pregunta ¿Desde donde me sigues?”

“El…mismo lugar…que tu…”

“Así que la capital de Beltrant, huh.”

“Probablemente…Ha-Había muchas… Casas bonitas.”

“Ya veo. Entonces ¿Hay alguna otra persona tratando de matarme?”

“…N-No lo sé. Pero… Probablemente no…Creo.” Replicó la chica débilmente.

“Está bien. Ahora mi última pregunta,”

Instantáneamente, el aura de Rio se oscureció peligrosamente. Miró profundamente a los ojos de la chica. Ella no podía apartar la mirada, y tragó nerviosamente mientras esperaba por su pregunta.

“… ¿Sigues tratando de matarme?”

“N-No mataré.” Dijo la chica temblorosamente mientras sacudía su cabeza de forma rígida.

Los ojos eran una ventana al alma; no importaba que expresión estuviera esbozada en el rostro, una parte de sus emociones llegaría a sus ojos. Rio ya no podía observar el instinto asesino que se mostraba en sus ojos antes. Mientras estaba justamente aterrorizada, no parecía tener ningún plan oculto.

“…Esta bien, eres libre. Deje todas tus armas y tu túnica por allí,” Declaró Rio con un suspiro mientras comenzaba a desatar a la chica.

“¿Huh…?” La chica esbozo una expresión de confusión.

“Quiero decir que puedes irte. Sin un collar que te controle, no necesitas volver con tu amo. Aunque… Supongo que eso te convierte en una escalaba fugitiva,” Rio dijo con una mirada hosca. Entendía que, aunque la liberara, la chica no tendría muchas opciones.

No había asentamientos humanos en la región de Strahl donde un semi-humano pudiera vivir junto humanos en paz. Eso significaba que una chica-zorro como ella no podría vivir con humanos. Como sea, aunque existiera una forma de que viviera con humanos, ella nació siendo una esclava — era difícil creer que tuviera alguna forma de autosuficiencia. Había sido controlada por un collar de sumisión, pero no era lo único que la restringía. Si quería seguir viviendo en la región de Strahl, debía convertirse en la propiedad de alguien.

Era la realidad.

La chica también debía saberlo. Miró a Rio con una mirada en blanco, doblando su cabeza un poco con preocupación.

“…Dejando este país, al este, hay una vasta área llamada ‘Campo’. Debería ser donde los semi-humanos como tu viven,” Dijo Rio; había abierto su boca antes de darse cuenta.

“El… ¿Campo? ¿Este…? ”

“Este es la dirección en la que me dirijo…Beltrum es al oeste. Estarás mejor con los de tu especie que quedándote en estas tierras.”

“Mi especie…Este…Campo…” La chica murmuró para sí misma. Un brillo de esperanza apareció en sus ojos.

No sabía qué hacer con su nueva libertad, pero con la guía de Rio, ahora tenía una vaga esperanza por su futuro. Rio la miró en silencio por un momento, antes de hablar: “Entonces, me iré ahora. Solo una advertencia, pero la próxima vez que me ataques…No me contendré.”

Comenzó a caminar, tranquilo de haber liberado a la chica del collar. Como sea, fue simplemente porque la chica — no, la razón era que: el no quería matar a nadie. Por eso, no tenía obligación de quedarse con la chica desde ese momento. Repitió eso para sí mismo en su corazón.

La chica instantáneamente adoptó una expresión de perro abandonado.

“Ah-”

Levantó una mano hacia la figura de Rio que se alejaba y dejó salir un sonido, antes de rápidamente bajarla. Se quedo un tiempo en ese lugar. Una vez la figura de Rio ya había desaparecido completamente, comenzó a seguir sus pasos titubeando.

Plod plod, plod plod. Lo seguía a distancia, asegurándose de no perder el rastro de Rio caminando al frente.

Ahora que era libre de la esclavitud, no tenía lugar a donde ir. Nunca volvería al lugar donde había sido esclava. Así, solo le quedaba un lugar a donde ir: El campo que Rio había mencionado antes. Pero sin un mapa, sin conocer la tierra, tenía miedo de continuar sin rumbo. Y sin nadie en quien confiar, naturalmente solo había una solo opción. Escogió seguir a Rio, quien parecía dirigirse en la misma dirección.

Así de aislada estaba. Tenía que confiar en la persona a la que había tratado de matar… A pesar de que había sido bajo las órdenes de otra persona, solo podía sentir culpa. También existía la posibilidad de que el la rechazara si le pedía ayuda. Como resultado, sus deseos egoístas la llevaron a seguir a Rio silenciosamente.

Luego de unos minutos de caminar en el bosque, Rio repentinamente paró.

“Sal de ahí,” Gritó tras su hombro.

La chica se estremeció. Estaba segura de haber ocultado su presencia, así que se preguntaba como la detectó… Pero estaba más que segura de que no podía ganar contra Rio, no importaba cuanto luchara. Sin pensarlo mucho, la chica se reveló ante Rio.

“¿Sigues queriendo algo de mí?” Pregunto Rio a la temblorosa chica.

“U-Umm. Quiero… Ir… Al este… Contigo…,” La chica respondió miedosamente. Rio colocó su mano contra su cabeza y liberó un suspiro.

“¿Hablas en serio?”

“Qu-Quiero… Ir.” La chica mordió su labio inferior y asintió.

“…Estas malentendiendo algo. No te liberé de tu esclavitud por que quisiera salvarte. Solo fue no era más conveniente para mí no matarte.”

Para ser directo: no quería cargar el peso de un asesinato. Fue por eso que removió el collar de la chica. No era completamente apático a la situación de la chica, pero definitivamente no actuó por pureza de acciones. Fue mucho más que eso.

“P-Pero N-No sé qué…que hacer,” Murmuró la chica, inclinando su cabeza con lágrimas en sus ojos. Rio toco su cabeza incómodamente.

“…Soy un humano. La misma especie de la gente que te trató como una esclava ¿No estas asustada?”

“No…Pareces…Malo.” La chica sacudió su cabeza

Rio tenía un vago presentimiento de que esto pasaría en el momento en el que removió el collar. Considerando las circunstancias de la chica, tenía sentido. Fue por eso que decidió irse rápido, en caso de que la chica tratara de seguirlo. Pero… Ahí estaban ¿Esta chica sabía lo que significaba seguir a la persona a quien había tratado de matar solo hace uno momentos…?

“¿Consideraste cómo me sentiría, luego de que trataste de matarme?” Preguntó Rio fríamente. La chica quedó totalmente espantada.

“¡Ah! ¡L-Lo siento! El collar… lastimaba mucho, yo…” Comenzó a disculparse en pánico, mientras lagrimas caían de sus ojos.

“No estoy enojado. No sé cuánto dolo sufrías por el collar. Solo sé que trataste de matarme porque no podías desobedecer. Pero no significa que tenga pruebas de que volverás a atacarme. En otras palabras, no puedo confiar en ti ¿Lo entiendes?” Explicó Rio con un suspiro.

Era verdad que una parte de él no tenía problemas en llevar a la chica con él, pero al mismo tiempo, no estaba muy tranquilo con la idea de viajar junto a una asesina desconocida.

“E-Entonces, ¡El collar! Puedes… ¡Puedes ponérmelo! P-Por favor, llévame…Contigo,” Suplicó entre lágrimas.

“El collar… ¿No odiabas tener eso contigo?” Rio preguntó con exasperación ante las palabras de la chica. Ella claramente no sabía el peso de ellas.

“No quiero estar… sola… Tengo miedo… Por… Favor,” Ella sollozó y sollozó mientras bajaba la cabeza, haciendo que Rio se sintiera de verdad incómodo. Una expresión extremadamente intranquila invadió su cara y sus manos se doblaron en puños. Suspiró por enésima vez.

“Está bien. Como tú quieras,” Declaró Rio, rindiéndose. Razonó consigo mismo que era mejor que eso a que estuviera siguiéndolo a escondidas.

“¿Huh…? Ah… ¡Está bien!” La chica dudó por unos instantes antes de asentir entusiasmadamente.

“Primero, volvernos a la ciudad. Ven.” Rio llegó con un plan de accion luego de mirar el cuerpo de la chica.

“U-Umm ¿Vas a… ponerme el collar?” La chica pregunto dudosamente mientras Rio caminaba.

“Tire esa cosa hace raro. Ya vamos; solo podemos viajar un par de horas al dia,” Rio replicó mientras caminaba energeticamente.

“¿Q-Que haremos…allí?”

“No tiene el equipo adecuado. Debemos preparar tus suministros para el viaje.”

La chica solo vestía con una delgada capa de tela bajo su túnica, lo que no era adecuado para un viaje tan largo como el que estaban por tomar. Además, debía preparar más suministros de comida para compartir con ella.

“Gran-Gracias…”

“…Ponte la capucha al llegar a la ciudad. De otra forma las cosas se pondrán problemáticas,” Dijo Rio, mientras observaba a la chica tropezar tratando de seguirle el ritmo.

“¡Esta bien!” Asintió alegremente.

“Por cierto ¿Cuál es tu nombre?” Rio repentinamente paró para preguntarle a la chica su nombre.

“Es… ¡Latifa!”

“Ya veo. Ya debes saber eso, pero soy… Rio. Es un placer conocerte, Latifa.” Con un pequeño suspiro, Rio se introdujo de mala gana.

 

 

 ◇◇◇

 

 

Luego de las compras, Rio y Latifa salieron de Amande, otra vez. A pesar de no ser tan grande como Rio, Latifa llevaba una enorme mochila en su espalda también.

Entonces, al salir de Amande, Rio trató de correr por el bosque a su velocidad normal. Estaba probando la energía de Latifa. Como resultado, descubrió que ella no podía aguantar mucho cargando tan pesada mochila. Una vez visto los límites de Latifa, Rio reducido su velocidad a un ritmo al que Latifa pudiera seguir. También, tomaban descansos más frecuentemente.

Mientras estaban sentados a un lado de un manantial en el bosque. El estómago de Latifa comenzó a gruñir fuertemente. Rio la miró con ojos entreabiertos.

“¡N-No es nada! ¡No…No tengo hambre!” Latifa sacudió su cabeza furiosamente, totalmente enrojecida-

“No deberías contenerte. Ya paso la hora del desayuno,” Dijo Rio entretenido, alcanzando su mochila por el sándwich que Rebecca le había preparado. Lo corto en dos con un cuchillo de cocina y le ofreció a Latifa.

Pero Latifa miró el sándwich confuso. Sus ojos saltaron del sándwich al rostro de Rio varias veces.

“¿Qué pasa?”

“¿P-Puedo…Comer esto?” Latifa preguntó dudosamente, pensando en su reacción.

‘…Supongo que ella nunca tuvo permitido comer sin permiso antes.’ Rio dedujo la causa de la pregunta de Latifa.

Ese era exactamente el caso; Latifa fue criada para hacer lo que le ordenaban. Si se movía por su propia voluntad, sería disciplinada. Por lo tanto, había desarrollado el hábito de pedir permiso antes de hacer cualquier cosa. Su existencia dependía completamente de otros. Liberarla de la esclavitud no borraría esos hábitos inmediatamente.

Al comprometerse con ella, Rio fue capaz de analizar sus problemas a pesar de su personalidad y su estado mental… Pero cambiarlo no sería sencillo.

El solo haría lo que pudiera, ayudarla poco a poco el tiempo que estuvieran juntos.

“No hay necesidad de contenerse — Siéntete libre de comerlo ¿Qué quieres hacer, Latifa?” Preguntó Rio

“…Quiero…Comerlo.” Luego de una breve pausa, Latifa dejó salir sus propios pensamientos.

“Entonces, cómelo.” Con una gentil sonrisa, Rio le dio el sándwich.

Latifa observó el sándwich en sus manos atentamente. Para hacerla sentir un poco más cómoda, Rio comenzó a comer su sándwich primero, incitando a Latifa a poner el suyo en su boca.

“E-Esta delicioso.”

Una vez sintió el sabor, su siguiente mordida fue apresurada.

“¡Om, nom nom…! Mmhgh…nom… nnn… uguu…” Latifa furiosamente se llenó las mejillas con el pan, pero comenzó a llorar mientras lo hacía.

Haber nacido como una esclava, ese sándwich era lo más delicioso que había probado en toda su vida.

“No te lo quitaré, así que come lentamente. No es bueno que comas así.” Rio se sentó a un lado de Latifa y comenzó a acariciarle la espalda gentilmente.

“Wah… Hic… Todos los días, Hermano me… Hic… mientras me alimentaba… Waah…” Latifa comenzó a atragantarse mientras lloraba por recordar sus comidas hasta ahora.

¿Qué tan horriblemente la trataron mientras comía? Rio no quería si quiera pensarlo. Siguió acariciando su espalda suavemente hasta que se calmó.

 

Illust 4

 

Rio llenó el matraz con agua usando su esencia, luego se lo ofreció a Latifa después de que ella dejó de llorar.

“Aquí hay algo de agua.”

“Gra-Gracias…” Latifa asintió con la cabeza y empezó a tomar mientras Rio tomaba del suyo. No podía encontrar palabras para responder.

“…Nos pondremos en marcha en un rato. Quiero cruzar la frontera del país y entrar al campo para pasado mañana. Hoy, iremos lo más lejos que podamos… En el peor de los casos, podemos acampar en el bosque si lo necesitamos.”

“E-Esta bien.” Latifa frotó sus ojos con la esquina de su túnica y asintió.

 

 

 ◇◇◇

 

 

Como lo habían hablado, Rio y Latifa dedicaron todo el tiempo que pudieron en avanzar, en dirección al lejano este, al reino de Galarc.

Antes de que el sol se pusiera, Rio descubrió un área de terreno bajo, adecuada para acampar y le sugirió algo a su compañera de viaje.

“Acampemos aquí por hoy. Prepararé un lugar para que durmamos, así que espera allí.”

“¿Un lugar… para dormir?” Latifa dobló su cabeza con curiosidad. Parecía estar preguntándose si tenían los materiales para hacer tal cosa, dado que sus mochilas estaban llenas con suministros de comida.

“Lo haré yo mismo. Apártate un poco.” Rio dibujó una pequeña sonrisa mientras sacaba la espada de su cintura.

Caminó hacia uno árbol de tamaño moderado y saltó, moviendo su espada a una velocidad que era difícil de seguir con los ojos. Al siguiente momento, ramas gruesas del árbol cayeron desde arriba.

“Wow…” Latifa abrió sus ojos de par en par.

Rio tomo una rama especialmente gruesa. La clavó en el suelo, en la esquina de la zona baja, preparándola. Iba a servir como pilar principal del refugio que estaba a punto de construir.

Siguiente, clavó ramas a ambos lados del pilar, diagonalmente en el suelo, posicionándolos como un triángulo y usando cuerdas para reforzar la estructura. Para ese momento, había formado la figura de una tienda alta.

Entonces, la cubrió con verde para que luciera adecuada a sus alrededores. Las hojas también ayudaron a bloquear cualquier entrada para evitar vientos y lluvias. Todo lo que quedaba era hacer una puerta y camuflarla. Dado que el bosque a la noche era frio y el clima era impredecible, crear tal refugio valió la pena.

Ver que tan rápido Rio había construido tan magnifico refugio hizo que Latifa lo mirara con ojos brillantes llenos de asombro. Con una sonrisa forzada, Rio comenzó a hacer una fogata en la entrada de la tienda.

“Está bien, hora de hacer nuestra comida ¿Puedes ventilar el humo hacia allí?”

“¿Ventilar…El humo?”

“Solo haz que el humo vaya hacia la tienda. Actúa como repelente de insectos.”

“E-Esta bien ¡Déjamelo… a mí!” Latifa asintió energéticamente.

Rio tomó su mochila y se alejó un poco de la tienda, para evitar dejar esencia a la comida y que alguna vestía se acercara. Eligió un lugar apropiado para cocinar; El menú de hoy, sopa de pasta.

Primero, hizo una simple base para colocar una cacerola y llenarla de agua, prendiendo fuego bajo de ella para calentarla. Luego hizo lo mismo con una sartén profunda, aceitándola con aceite vegetal. Puso cortes de carne seca y hierbas salvajes que había cortado, también agregó sazonador y especias antes de comenzar a freírlo. Ocasionalmente usaba su esencia para crear una pequeña ventisca que, casualmente, llevaba el aroma de la comida directo al aire.

Mientras tanto, el agua de la cocerla ya estaba hirviendo, así que agrego un poco de sal y la dejó a fuego lento. Luego colocó la pasta en la cacerola. Bajó el fuego y movió un poco la pasta; hervía mientras ajustaba la temperatura de la burbujeante agua.

Apenas terminó, transfirió la pasta a la sartén, cocinando todo junto a fuego bajo. Luego vertió el caldo y agrego el saborizante para completar la sopa. Rio prefería lo picante, pero se contuvo para que una chica como Latifa pudiera soportarlo.

¿Hm? Repentinamente sintió una presencia detrás de él, lo que lo hizo darse vuelta.

Era Latifa, atraída por el olor de la comida.

Su nariz se estremecía con ternura mientras olfateaba. Ver su comportamiento típico de un zorro hizo que Rio sonriera. Latifa notó su risa y se enrojeció.

“Vamos, la comida esta lista. Vamos a cenar,” Dijo Rio, agarrando la sartén. Sirvió la pasta en pequeños contenedores y los llevó a una pequeña mesa que habían hecho juntos.

“¡¿Spaghetti? ¡¿Esto es Spaghetti?!” Latifa observó el contenedor y gritó con asombro.

“¿…Sabes que es esta comida?” Rio preguntó ofuscadamente, como si por un momento hubiera perdido sus palabras.

“¡Lo…Lo sé! ¡Lo…Sé! ¿Puedo…Comerlo?” Latifa asintió furiosamente, mirando a Rio con ojos expectantes.

“Por su puesto. Come antes de que se enfrié.”

“Gran-Gracias!!”

Una vez recibió el permiso de Rio, Latifa sonrió tranquilamente, sus ojos brillaban mientras comenzaba a comer la pasta. Rio la observó contemplaste. La pasta parecida a los fideos solo había aparecido en la región de Strahl hace poco. Encima, solo era vendida en un limitado número de áreas. Rio estaba seguro de que nunca había visto pasta en el reino de Beltrum.

Mas aún, Liselotte — la creadora de la pasta — nunca la había llamado spaghetti. Aun así, Latifa había echado un vistazo a la pasta y la había llamado así. Usaba el tenedor y la cuchara con mucha habilidad, moviendo la pasta en su boca con familiaridad.

‘¿Que significa esto exactamente?’ Los pensamientos de Rio se detuvieron.

“Omf, om nom nom.” Latifa estaba totalmente centrada en comer la humeante pasta.

“…Te quemaras la lengua. Cálmate un poco,” Rio le advirtió gentilmente, con miedo de que se lastimara.

“Om –hah ¡Caliente!” Seguro… Latifa quemó su Lengua. Rio sonrió amargamente.

“Aquí, agua.”

“Ah, gra-gracias.” Latifa acepto el agua de Rio y la llevo a su boca apresuradamente.

“Aparentemente, esta comida es llamada pasta ¿La habías probado antes?

Rio investigó una vez Latifa tomo el agua y se calmó.

“¿Fhew? ¿Pasta? Ah…umm, Si. Solía… comerla…” Repentinamente la expresión de Latifa de hizo rígida, temiendo que había hecho algo malo. Pero luego de un momento, arreglo una sonrisa incomodo en su rostro y asintió con entusiasmo fingido.

“Ya veo. Ahora entiendo por qué te es familiar. Genial,” Dijo Rio, como si estuviera impresionado. Pero en su interior…

‘Nunca recibió una educación apropiada, pero aun así sabe cómo usar utensilios y comer comida de la clase alta… son demasiados factores que no se pueden ignorar. La pasta todavía no circula por los mercados de Beltrum aún…’

Rio calmadamente dedujo que Latifa mentía u ocultaba algo. Y tenía una teoría que justificadamente era la más cercana a la realidad — Latifa también poseía memorias de una vida pasada.

Como sea, el lenguaje de Latifa parecía ser algo subdesarrollado para ser ese el caso, podía decir que no había mucha diferencia entre su estado mental y su apariencia. En realidad, encajaban perfectamente.

Quizás, fue por su tiempo como esclava, pero su inestabilidad mental la hacía parecer más como una niña. Aunque sea, no parecía tener ninguna experiencia de con lo social en su vida pasada. Por su puesto, podría ser que fuera toda una actuación, pero Rio no podía imaginar una razón para que ella hiciera eso.

Lo que significaba que ella no era muy diferente — que una estudiante de escuela primaria — en su vida pasada.

Como sea, si ese era el caso, significaba que Latifa sufrió una segunda vida mucho más trágica que la de Rio. Una niña que vivía en el próspero y moderno Japón repentinamente siendo despojada de sus derechos y hecha una esclava mascota. Después de todo, si ella había sido nacida y criada como esclava, no conocería nada mejor, pero eso cambiaría al recobrar memorias de su anterior vida. Había vivido una vida libre de la esclavitud, para regresar a su antiguo mundo. Su dolor y miedo debían sobrepasar cualquier cosa que Rio podría imaginar.

Sin el permiso de su libertad para vivir.

Sin si quiera el permiso de su libertad para morir.

Solo pensar en las circunstancias en las que Latifa había sido puestas lo hacía sentirse enfermo.

En el presente, ella debía tener menos de diez años: él no sabía cuántos años debió tener cuando sus memorias regresaron, pero si era de la misma edad que Rio, entonces debería haber sido a sus seis años. Aunque Latifa fuera una estudiante de primaria en su anterior vida, no tendría ni diez años de experiencia de vida. Mezclar esas dos vidas no significaba aumentar su experiencia de vida. Rio sintió que sabía por que Latifa se comportó así. Al mismo tiempo, sabía porque ella era un poco inestable.

“Fuu, fuu.”

En ese momento, Latifa estaba comiendo entusiasmadamente.

En un punto, sus ojos se llenaron de lágrimas, pero su expresión era de felicidad. Una vez dado el ultimo mordisco, lamió el contenedor vacío con arrepentimiento.

“Todavía queda un poco más. Puede comer más… Aquí tienes.” Rio tomó el tazón de Latifa y sirvió otra porción.

“¡Gra-Gracias!” Latifa sonrió felizmente e inclinó su cabeza.

Rio había perdido su apetito completamente, así que aparto su comida y le dio el resto a Latifa.

 


 

Anterior – Siguiente

 

<Derian: Sufrí traduciendo esto, demando un aumento. Kappaa
Axelerator: En unos meses talvez :v>

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s