Seirei Gensouki – Vol 2 : Cap 1

 

 

Seirei Gensouki Volumen 2.

Capitulo 1: Una jornada hacia el poblado vecino

 

 

Traductor: Derian.

Corrector: Axelerator.


 

 

Parte 1

 

La mañana luego de su despedida con Celia en la Academia Real, Rio estaba caminando por el mercado fuera de las murallas de la ciudad, equipándose para su viaje.

Necesitaba agua, comida, utensilios de cocina, ropa, medicinas, armas… Los humanos claramente necesitan una vasta cantidad de recursos para vivir. Pero ya que había un límite para lo que podía cargar al viajar solo, Rio tenía que analizar cuidadosamente sus necesidades y comprar solo lo mínimo e indispensable para este viaje.

Ahora mismo, solo tenía sus ropas casuales, las típicas de un noble, y una espada simple. Era un arma liviana, para que él se sintiera seguro al viajar con ella.

Dicho eso, desde que Rio ingreso a la Academia, pasó toda su vida dentro de las murallas de la ciudad. Mientras Celia lo llevaba al mercado de la ciudad para hacer compras, esta era la primera vez aventurándose en un mercado exterior.

Estaba un poco perdido, ahora…

“No tengo idea de a que tienda ir…”

Pasó por unas cuantas tiendas, pero había solo demasiadas. Unas pocas vendían productos hechos sin cuidado, causando que frunciera el ceño en más de una ocasión. Debido a que él quería comprar objetos de calidad que le durarán un tiempo, no quería simplemente elegir una tienda al azar. Luego de deambular entre la gente, observando esto y lo otro, se cansó, y caminó hacia un callejón para tomar un respiro.

Fue ahí cuando un aroma delicioso flotó hacia él, inmediatamente aumentando su apetito. Venía desde un puesto en el callejón.

No había muchos clientes en ese momento- posiblemente porque era el periodo entre desayuno y cena, o quizás por su ubicación desfavorable- pero el aroma que flotaba desde allí era verdaderamente delicioso.

“Pensando en eso, todavía no desayuné. Compraré algo de ese puesto y pediré que me recomienden unas tiendas”

Guiado por su hambre, los pies de Rio lo llevaron al puesto. Una niña pequeña se encontraba detrás de la barra del puesto, viéndose algo aburrida por la falta de clientes. Detrás de ella, una mujer que parecía ser su madre, estaba trabajando duro en la cocina.

“¡Ah, bienvenido!”

Mientras Rio se acercaba al puesto, la niña emitió una sonrisa de oreja a oreja y lo recibió. Debía tener alrededor de siete u ocho años. Era una niña bonita, un poco delgada.

Como sea, en el momento en que vio la ropa de noble de Rio, su expresión se endureció. Ella seguramente lo confundió como un chico de la nobleza.

En el reino de Beltrum, donde la sociedad estaba basada en el estatus social, era común que los nobles actuaran violentamente contra los “Comunes”. Era por eso que los comunes temían a la nobleza. Esa pequeña niña probablemente aprendió ese sentimiento por su madre.

“Ah, em, quiero decir…” Dándose cuenta de que no podría actuar groseramente, la niña forzó una sonrisa en su rostro.

“No necesitas estar nerviosa. Esto huele muy bien… ¿Estas vendiendo algo?” Rio dijo gentilmente en un intento de calmarla.

“Ummm, es pan con salsa y vegetales y carne frita en su interior, señor.” La niña hizo su mejor esfuerzo para hablarle de la forma mas educada a Rio.

“Ya veo. Entonces, creo que pediré uno.” Rio sonrió suavemente, expresando su deseo de comprar su producto.

“¿Oh-, es un noble? ¿…Huh? ah, umm…” La madre notó la presencia de Rio y se apresuró a recibirlo, pero sus ojos se abrieron con sorpresa al ver el rostro de Rio.

“¿Pasa algo?” Preguntó Rio curiosamente.

“Ah…No, no es nada. P-Por favor, perdone mis acciones” La mujer se disculpó llena de miedo por su actitud extraña, pero continuó observando a Rio con ojos vigilantes.

“Oh ¿Es por el color de mi cabello?” Rio adivinó la razón por la cual la mujer reaccionó con un shock, tocando su pelo con una mano. El cabello negro era raro en Beltrum; había sido ridiculizado varias veces por el estudiante de la Academia debido a eso.

“Umm, eso… Sí. En realidad, conocía a unas personas hace mucho tiempo, un niño de cabello negro. Así que creí que quizás… Pero no hay forma de que ese niño fuera de la nobleza, solo fue mi error, n-no sé cómo podría disculparme por esto…”

“¿…Puedo preguntar cuál era el nombre del niño?” Rio preguntó a la nerviosa mujer. Ella mantuvo su mirada baja y llena de miedo. Quizás ella era alguien a quien conocía cuando vivía en los barrios bajos.

“Cr-creo que era Rio…”

BINGO- aparentemente, Rio conoció a esta hermosa mujer antes. Desafortunadamente, Rio estaba apurado en ese momento, y no podía confirmar sus sospechas tan fácilmente. Si ella lo había confundido con un hijo de la nobleza, entonces era una ventaja.

“Lo siento, no reconozco ese nombre.”

“Si es así, entonces…”

Rio decidió fingir ignorancia y la mujer mostró su clara desilusión.

 

“¿Haz estado buscando a ese niño?” Rio preguntó. No podía recordar ninguna situación en la que conociera a esa mujer antes.

Si tuviera que adivinar, asumiría que fue por la banda de maleantes con la que vivió en los barrios bajos. Si ese era el caso, el número de posibilidades bajaba considerablemente. Si era alguien quien lo conocía tan bien como para conocer su nombre, entonces era una de las personas que recurría frecuentemente a la choza donde el solía vivir. La mayoría de las mujeres que la frecuentaba eran prostitutas a las que los maleantes llamaban. A las que más apreciaban era a Gigi, que fue asesinada en la choza, y su hermana menor Angela. Había algunas otras a las que también apreciaban, y Rio adivinó que tenía que ser una de ellas.

Dicho eso, habían pasado 5 años desde la última vez que las vio. La mujer en frente de él no llevaba nada de maquillaje, así que no tenía el aire de una prostituta, para nada, haciendo que le fuera difícil reconocerla.

“Es solo que quizás, él pudo haber presenciado los últimos momentos de mi hermana mayor…” La expresión de la mujer se volvía oscura mientras hablaba. La niña miraba confundida la conversación.

Una hermana mayor… ¿Puede ser la hermana menor de Gigi? ¿Angela?

Gracias a esas palabras, Rio fue capaz de ubicar a la mujer en frente de él. Arreglo su expresión de forma de que no se notara su sorpresa, luego tragó saliva frente a su reencuentro casual. Ella solía usar una gruesa capa de maquillaje, pero ahora podía ver los trazos de su viejo ser ahora que sabía quién era.

Vamos, piénsalo, Gigi mencionó que quería empezar una tienda con Angela algún día… Pero él no quería llevar la conversación a lo más profundo. Así que cambió de tema.

“Lo siento, pregunté algo muy intrusivo”

“N-no, es porque, para empezar, yo actué de una forma inadecuada. Es mi culpa… ¡Por favor acepte mis disculpas!” Angela inclinó su cabeza hacia Rio.

“En realidad, estoy más que hambriento en ese momento. ¿Podría llevar dos?” Notando lo poco productivo que sería seguir con ese tema.

“Y-yo no estoy segura de que nuestros productos puedan satisfacer los gustos de un noble como ustedes, Señor…” Angela respondió, avergonzada. Temía que Rio cambiara de opinión al probar un poco de su comida, no era extraño cruzarse con nobles así.

“Está bien, estoy acostumbrado a comida de puestos así” Rio explicó con una sonrisa torcida. Sus palabras hicieron que Angela bajara un poco la guardia.

“Entonces… serán ocho de cumbre pequeñas por dos.”

“En ese caso, puedes tomar esto. No necesito el cambio” Rio dijo, ofreciendo una de plata pequeña.

“No podría aceptar eso…” Angela apresuradamente sacó su cambió. Para ella, una simple moneda de plata pequeña era más que la mitad de sus ganancias diarias.

“Es para disculparme por asustar a tu niña. Por favor, llévala a comer algo delicioso” Rio sacudió su cabeza, sonriendo a la niña pequeña.

“Pero…”

“¿Qué te parece si, en cambio, me recomiendas algunas tiendas confiables que vendan lo necesario para un viaje? No estoy muy familiarizado con las tiendas esta zona…” Rio encogió la cabeza en sus hombros con vergüenza. Por un breve momento, Angela lo miró desconcertada- antes de soltar una risita.

“En ese caso…”

Comenzó a recomendarle a Rio varias tiendas cercanas.

El anotó en su cabeza los nombres junto las especialidades de las tiendas mientras observaba a Angela preparar la comida.

Justo cuando termino de explicarle, la comida ya estaba preparada.

“Aquí tienes” Angela le ofreció el sándwich completo, los ingredientes estaban dentro en una baguette crujiente, la salsa salada mezclada junto a la carne bien cocinada emitiendo un muy buen aroma. Fue suficiente para hacer babear a Rio.

“Gracias” Dijo, aceptando el primer Sándwich.

Juntando sus manos, tomo un gran mordisco– los plebeyos parecían favorecer esta clase de pan duro. El sabor de la carne jugosa junto a lo salado de la salsa se esparció por su boca. No pudo evitar formar una gran sonrisa con sus labios.

“Es delicioso” Rio dijo con gran satisfacción, haciendo que Angela emitiera un suspiro de relajo. Así como así, Rio tomó ambos sándwiches. La niña trabajando lo observaba con admiración el modo en el que comía.

“¡Vuelve cuando quieras, Oni-chan!”

“¡P-para con eso, Sophie!”

Mientras pasaba, la niña -Sophie- despedía a Rio con una gran sonrisa. Su actitud había cambiado totalmente a la de antes, su preocupación se ablandó, y luego desapareció. Angela rápidamente trató de callarla, preocupada de que tomara mucha confianza.

“Gracias. Me voy a un lugar muy muy lejos de aquí, pero prometo volver a visitarte pronto. Hasta luego.” Dijo Rio, sonriendo a Sophie. Con una pequeña inclinación hacia Angela, se alejó del puesto mientras Sophie lo despedía entusiasmada. Dejó el callejón y regresó a la calle principal para dirigirse a la tienda que Angela le recomendó.

…Hm?

Luego de caminar por un rato, notó que estaba siendo observado por alguien. Rio paró de caminar y hecho un vistazo al rededor, pero había demasiada gente, no fue capaz de identificar la fuente de la mirada.

¿Fue solo mi imaginación?

A pesar del sentimiento de incomodidad, Rio continúo caminando.

 

 

Parte 2

 

 

Luego de eso, Rio completo sus compras rápidamente. Con la falsa acusación de lo que había pasado en el bosque postrada en su cabeza, quiso evitar quedarse más tiempo de lo necesario. Si era posible, quería dejar Beltrum al medio día.

Termino de comprar armas, ropas y una mochila para guardar sus objetos. Vendió las ropas de noble que vestía. Eran de buena calidad, y su precio lo reflejaba.

Rio termino de cambiarse a sus nuevas ropas: una túnica negra hizo que pareciera un aventurero/mercenario novato con ingresos modestos. Todo lo que le faltaba eran los suministros de comida, cuando…

“Hey-”

Alguien llamó a Rio desde detrás. Se dio la vuelta y logro ver a un hombre que pareciera ser un matón tratando de verlo a través de su capucha. Rio lo observo con una mirada escéptica. Quizás esta era la persona que lo observaba hace un rato.

“¿Qué?”

“¿No eres el chico Rio?”

“No, no lo soy. Tienes a la persona equivocada. Tengo que irme a otro lugar, así que…” Rio vaciló por unos momentos mientras trataba de borrar ese tema. Pero el hombre se le interpuso a él, bloqueando su camino.

“Justo ahora, en el tablero de anuncios, hay un anuncio de búsqueda y captura de un mocoso llamado Rio. Siendo una información urgente y todo. Fui el primero en darme cuenta.”

 

Mientras hablaba, el hombre se acercaba más y más a Rio tratando de observar su rostro. Rio erradicó todo rastro de emoción en su rostro y observó al hombre.

“Hey ¿El gato te mordió la lengua? ¿Por qué no dices algo?”

“Discúlpame. Me pareció ser un parloteo que no merece mi tiempo. Exactamente ¿Que tiene que ver conmigo?” Rio preguntó, con una voz calmada, como si evitara una furia cocinada a fuego lento. El hombre puso una mueca maliciosa.

“Bueno, para hacerlo claro, la descripción del mocoso en los carteles de SE BUSCA encaja perfectamente contigo. Al principio vestías ropas de noble, así que no podía asumir nada, pero ahora cambiaste a una túnica para evitar la atención de la gente. Así que, junto con la información urgente, todo encajaba en su lugar. Es por eso que vine a hablar”

“Tienes a la persona equivocada.” Rio interrumpió inmediatamente las suposiciones del hombre.

“No trates de pretender. No hay muchos tipos de cabello negro por aquí.  Eres Rio ¿Verdad?”

“No lo soy.” Rio negó, y comenzó a alejarse. Pero el hombre se apuró a detenerlo.

“¡Oye espera!”
“Déjame…” Rio dijo con una mirada fría hacia el hombre que tomó su hombro con familiaridad.

“T-Terco, ¿No es cierto?”

“Estás equivocado.”

“Psss, mocoso maleducado… Bueno, como sea. Parece que lo llevas muy bien solo ¿Cuánto dinero llevas contigo?”

Era una pregunta tras otra. El hombre continuaba moviendo su lengua sin detenerse, pero Rio figuró el motivo de esas últimas palabras.

Quería chantajearlo.

Podía haber reportado a Rio desde un principio, pero dejo que su avaricia lo llevara a eso.

Bueno, eso hace que todo sea mejor para mí… Pensó Rio fríamente.

“Ya tengo suficiente de esto. No tengo ningún problema en usar mi derecho de ataque ¿Entendido?” Rio dijo, tocando el cuchillo oculto en su cintura.

El derecho de ataque se refería a una ley que permitía que los nobles atacaran a cualquier plebeyo que tratara de enfrentarlos en un lugar, sin antes retarlo a un duelo. Obviamente, Rio no era un noble, pero hasta hace un rato estaba vestido como uno, supuso que podía usar ese malentendido para amenazar al hombre.

Apenas acabo de decir esas palabras, los ojos del hombre se abrieron con miedo.

“H-heh, deja de fanfarronear ¿Qué pasaría si llamara a los soldados ahora mismo? Estamos fuera de las murallas, pero la seguridad aquí es bastante decente. No todos, pero siguen siendo patrullando esta área.  No me importaría que lo soldados vengan, pero tu estarías en problemas ¿Verdad?” El hombre pregunto con una voz arrogante, a pesar de que estaba tratando de convencerse a sí mismo.

“Particularmente, no. ¿Te gustaría intentarlo?” Replico Rio indiferente.

“¿Es-Estás seguro?”

“No tienes que avisarme antes de gritar. Veremos quien se mete en problemas cuando lo hagas.” Rio replico placenteramente, haciendo que el hombre se mordiera los labios. Frente a tal rostro, el hombre se sintió conflictivo.

“…Si ya acabaste, me iré ahora.” Con una expresión fría hacia el la cara frustrada del hombre, Rio se fue, perdiéndose entre el montón de gente que se dirigía a la salida de la capital.

Él no notaba que una pequeña figura lo observaba todo este tiempo.

 

 

Parte 3

 

 

Tres días pasaron desde que Rio abandono la capital de Beltrant. Continuó en línea recta al este, apuntando a las tierras lejanas de la región Yagumo. Haciendo uso completo de su mejoramiento corporal y sus habilidades físicas, casi había alcanzado el país vecino a Beltrum– el Reino de Galarc.

Como sea, su casí-Supernatural velocidad habría atraído una atención no deseada si hubiera ido por las carreteras, así que fue por los bosques de las montañas. Gracias a esa decisión, su ruta se volvió innecesariamente dura:  había más posibilidades de encontrarse con bestias peligrosas, resultando en una fatiga acumulada en su cuerpo. Como sea, mientras Beltrum era más amplio horizontalmente, Galarc era mas amplia verticalmente – Esto quería decir que Rio no tardaría mucho en cruzar el país horizontalmente.

El este del Reino de Galarc era terreno salvaje — un área amplia de terreno que estaba fuera del control humano. No había caminos, ni mapas, el terreno por sí mismo era escabroso, así que Rio previó una baja en su velocidad al llegar a ese punto. Mientras la región de Yagumo estaba justo mas allá del area salvaje, era sabido que seguir los caminos inexistentes a pie podría llevar años. Las bestias y monstruos que se podían encontrar en el área eran mucho más feroces que aquellas que se encontraban en la región de Stahl, haciendo que el viaje fuera de por sí, mortal.

 

A pesar de esto, Rio decidió tomar ese camino hacia Yagumo — quería ver la ciudad natal de la que su madre tanto había hablado en su infancia, construir una tumba para sus padres, y arreglar los sentimientos alborotados en su corazón.

Dejando todo eso a un lado por ahora…

Era solo un poco después del mediodía. Rio se vería pronto cruzando la frontera al Reino de Galarc.

Debería revisar el camino, aunque sea una vez. Quizás haya una ciudad en la que pueda hacer una parada.

Ya tomada esa decisión, Rio se acercó a un árbol imponente y escaló hasta la cima en un parpadeo. Desde las alturas, observó a los alrededores y calculó su posición usando el sol. Dirigió su mirada hacia la dirección en la que quería seguir avanzando, y vio nubes de humo alzándose en la distancia. Probablemente producidas por actividad humana; la cantidad de humo daba a entender que era una ciudad.

Con su destino decidido, Rio bajó del árbol. Una vez ya a salvo en el suelo, ubicó la dirección que quería seguir y comenzó a caminar. Cuando en el camino se cruzó con unos cuantos orcos y goblins, los dejó atrás en una nube de polvo causada por su velocidad abrumadora. Habría sido una pérdida de tiempo y energía pelear con cada uno de ellos, así que lo más que hizo fue detener a una manada de lobos ágiles que lograron rodearlo mientras caminaba.

Rio habilidosamente evadió las molestias en el terreno corriendo a pasos ligeros. Luego de unos diez minutos corriendo, logró ver un camino ondeando por el bosque. Reducido su velocidad, pisó firmemente el suelo para matar su momento y luego saltó hacia el camino. El camino era de unos 10 metros de ancho, lo que era suficiente para que un carruaje de caballos pasara sin problemas. Una vez confirmó que no se encontraba nadie cerca, se estableció a una velocidad que no fuera muy sospechosa en caso de que fuera visto.

 

Luego de unos veinte o treinta minutos más tarde, arribó a la ciudad de destino.

El camino de la ciudad estaba ocupado por carruajes visitante y viajeros a pie. Rio los siguió guardando distancia. Las tierras a los alrededores de la ciudad se encontraban llenas de campos de trigo, granjas de vegetales, viñedos, pasto y graneros; Rio podía ver granjeros trabajando aquí y allá. Luego de seguir por el camino durante un rato, las murallas que rodeaban la ciudad se podían observar.

La ciudad aún parecía estar bajo desarrollo, ya que había partes de la muralla que aún parecían estar en construcción. Rio llegaba a ver unas cuantas figuras trabajando con bastante energía.

Espero que mi estado de SE BUSCA no haya llegado a Galarc todavía… Mientras observaba a las personas que seguía con sus vidas a lo lejos, Rio consideraba sus problemas actuales.

En ese momento, Beltrum y Galarc estaban aliadas. Si el reino de Beltrum buscaba la ayuda de Galarc, entonces el cartel de SE BUSCA de Rio tal vez tendría validez en ese país también.

Había algo más para tener en mente: en la región de Stahl, había artefactos antiguos conocidos como Dirigibles encantados. Podían volar por los aires a una velocidad promedio de 50 nudos. Así que era más que posible que la información sobre su estado ya hubiera llegado a Galarc.

Tendré que revisar la tabla de boletines cerca de la entrada a la ciudad. Si todo parece estar bien, iré a buscar algo de comida. Luego tengo que enviarle una carta a la profesora Celia y hacerle saber que estoy bien… Rio enumeró sus tareas con sus dedos.

 

 

 

Realmente estaba falto de comida en ese momento. El problema con los carteles de SE BUSCA en la capital causó que tuviera que salir de la ciudad antes de lo previste, priorizando su escape antes de comprar más comida. Fue por eso que necesitaba reabastecerse en el reino de Galarc antes de aventurarse en la zona salvaje.

Rio se preparó y se puso la capucha de la túnica que compró en Beltrum.

Caminó hacia la puerta que actuaba como la entrada a la ciudad. Cerca de la entrada estaba la tabla de boletines con varias noticias oficiales pegadas en ella. Entre ellos, detallados carteles de SE BUSCA. Rio dirigió su mirada a cada uno de ellos, uno por uno.

Mi nombre no parece estar aquí.

Incapaz de encontrase a sí mismo en la tabla, Rio dejó salir un suspiro de alivio. Su expresión se relajó al saber que podría pasar por la entrada de la ciudad.

Y con eso, entendiblemente, su hambre aumentó repentinamente. Sin contar las pausas para tomar pequeñas cantidades de agua, no había consumido nada en su viaje.

Cerca de la entrada- justo a un lado de la tabla de boletines – se encontraban filas de varios puestos callejeros amontonados juntos como un mercado. También había bares y posadas que parecían baratas. Dado que por la ñocha las entradas estaban cerradas, establecimientos así podían ser encontrados cerca de cualquier ciudad.

Por ahora Rio estaba atraído por los puestos de comida más que otra cosa. Probablemente había muchos restaurantes, todos llenos de deliciosas comidas, dentro de la ciudad, pero no estaba interesado en apartarse del camino solo para encontrarlos.

Puedo comprar algo en un puesto mientras reúno toda la información que pueda.

Atraído por los aromas que hacían que la boca de uno se hiciera agua, Rio dejó que sus pies lo llevaran hacia adelante. Paró frente a un puesto donde vendían brochetas de carne a la parrilla. No había ningún otro cliente así que dio un paso adelante.

“¿Señor? Deme 3 brochetas, por favor.”

“Suena bien. Serán unas 6 monedas pequeñas de cobre”

Rio pidió su orden con una sonrisa amigable, a lo que el dueño replico con una alegre voz.

“Aquí tienes una grande de cobre”

“Bien. Son cuatro pequeñas de cobre de cambio… Y aquí la comida. Provecho”

Luego del intercambio de dinero, Rio tomó la comida con sus manos. Las brochetas de carne estaban sazonadas con un poco de sal, pero estaban frescamente asadas, y dejaban un aroma tentador para el hambre. Perfecto para llenar un estomago hambriento. La carne en sí misma no era de gran calidad, y era más que difícil de masticar, pero Rio zampó las brochetas en un instante.

“Hehe. Tu comes de verdad, hijo.” el dueño dijo felizmente mientras frotaba su nariz.

“Es que lo cocinó muy bien, señor. Por cierto ¿Podría contarme un poco sobre este país? Realmente vengo desde el campo de una nación mucho más pequeña” Rio preguntó en un tono formal pero amigable.

“Claro. Debes ser un aventurero novato ¿Estoy en lo cierto, hijo? La mayoría de los aventureros de tu edad se cansan muy temprano. Pero por lo que puedo ver, no pareces muy agorado, así que vas bien. Si planeas usar la ciudad como tu base, te daré la bienvenida aquí.”

“Gracias” Rio no era exactamente un aventurero, pero tampoco sintió la necesidad de corregirlo, así que dejó pasar ese comentario.

“Bien, entonces quieras saber sobre este país. Bueno… Esta el Imperio de Próxima al norte, con quien reñimos por las naciones pequeñas entre nosotros. Tenemos una alianza con Beltrum, que se encuentra al oeste. Luego, está el reino de Centostella al sur, no estamos en malos términos con ellos. Este es un lugar muy cómodo para vivir si me preguntas. Especialmente esta ciudad.”

“Es una ciudad pequeña, pero parece llena de vida y rebosante de gente.” Rio dijo rememorando a los trabajadores que había visto antes.

“¡Tienes mucha razón! y todo es gracias a–”

“—La forma en la que Lady Liselotte ha gobernado esta ciudad comerciante. ¡Amanda! ¿Que tal esto, chico? ¿Quieres probar algo de ‘Sopa de pasta’? Es una clase de comida ‘Men’ que Lady Liselotte inventó”

El dueño del puesto de brochetas construyó una tensión en su vocabulario, cuando el dueño del puesto cercano a él se entrometió repentinamente. Había acabado de atender a sus últimos clientes.

“Aww, amigo. Estaba a punto de decirme eso a mí mismo” El dueño del puesto de brochetas dijo refunfuñando al ver que el foco ya no estaba puesto en el.

“Hehe, no digas esto hermanito. Estabas a punto de recomendarme con ese chico ¿Verdad?”

Aparentemente, estos dos eran hermanos. El hermano mayor se disculpó, haciendo que el menor se iluminara con una sonrisa.

Liselotte… Espera ¿Acaba de decir ‘Pasta’ y ‘Men’?

Mientras los hermanos parloteaban, las orejas de Rio se centraron en su vocabulario ya que ‘Pasta’ y ‘Hombres’ eran palabras que para Rio–no, para Amakawa Haruto– eran muy familiares. ‘Pasta’ era un tipo de comida italiana, y ‘men’ era la palabra japonesa para fideos, que era derivada de la palabra china ‘mein’. Eran comidas que Rio ya había probado antes.

Era imposible que los habitantes de ese mundo conocieran esas palabras.

“Sopa de pasta y.… men ¿Dices?” Rio preguntó titubeante.

“Sip. Pasta es un tipo de comida que está hecha de trigo procesado. Lady Liselotte dice que es un tipo de men. El único lugar donde puedas comerlo fuera de las murallas de la ciudad es en el puesto de mi hermano” El señor de las brochetas dijo orgullosamente.

“Entonces… ¿Puedo pedir algo de esta sopa de pasta? ¿Por favor?” En este caso, ver para creer– así que Rio decidió seguir adelante y ordenarla.

“¡Ese es el espíritu! Normalmente, serían 8 cobres pequeñas… pero ya que vienes del campo. Te daré un descuento. Serán 4 cobres pequeñas, solo para ti, chico.”

Con el descuento del puestero, Rio le dio 4 monedas agradecidamente.

“Un placer hacer negocios. Lo cocinaré ahora mismo, así que siéntate y espera. Mientras esperas, puedes escuchar todo sobre la maravillosa Lady Lisolette por mi hermano”

“Entonces, si son tan amables.” Interesado por la historia de cómo la chica Liselotte inventó la pasta, Rio decidió seguir la recomendación del hombre. Se puso de frente al señor de las brochetas.

“Bien, déjamelo a mí. Lady Liselotte es la gobernadora de la ciudad de Amande. Ella es la hija del Duke Cretia, y se graduó en la academia real de Galarc a la edad de 10 años. El Duke Cretia le dejo a cargo la gobernación de esta ciudad un poco luego de su graduación.” El señor de las brochetas explicó.

 

 

 

 

La ciudad comerciante de Amande era una pequeña ciudad creada al deforestar los bosques. Se encontraba al oeste del territorio de Duke Cretia en el oeste de Galarc. Solo había pasado medio año desde que Liselotte asumió el puesto de gobernadora de Amande; desde que ella tomo el poder, la ciudad que antes no era más que una parada para viajeros comenzó a desarrollarse rapidamente. Ahora, Amande estaba en camino a convertirse en una ciudad comerciante vital que conectaba el lado oeste de Beltrum con el lado este de Galarc. La población era de unos 1.000, pero el desarrollo constante de la ciudad sobrepaso por gran cantidad a ese número.

Liselotte solo tenía 11 años, aun así, ya tenía varios logros anotados. El señor de las brochetas contó cada uno de ellos lleno de orgullo.

Primero, causó una revolución agricultural en los cultivos del territorio de Duke Cretia. Segundo, continuamente inventó nuevas recetas y comidas. Tercero, también consideró que la gente de la ciudad debía tener tiempo de ocio y recreación. Cuarto, ella también era la líder de la más grande organización de comercio en la ciudad, el Gremio Ricca.

Y faltaban muchos manos logros además de esos, de todas formas.

“Y el más importante de todos–”

“– ¡Es absolutamente adorable!”

Apenas una expresión enamorada surgió en la cara del señor de las brochetas, el señor de la pasta lo interrumpió desde su puesto. Las palabras de ambos hermanos se sobrepusieron con esmero.

“H-Huh…” Rio se alejó un poco de su aterrorizante sincronización, pero el señor de las brochetas no prestó atención a la reacción de Rio y continuó.

“Ella no es arrogante con los plebeyos como nosotros. Siempre viene a inspeccionar el mercado fuera de la ciudad, y la última vez, ¡Incluso me sonrió!” Dijo con una mueca de alegría, el señor de la pasta parecía exasperado por su hermano.

“Ese solo fuiste tú que no notabas su área de visión. Ella definitivamente me sonreía a mí.”

“¡¿Que?! ¡Me temo que no puedo dejar que digas ese tipo de cosas!”

Liselotte básicamente era la idol de la ciudad. La verdad sea dicha, ser la hija de la nobleza ya la colocaba muy lejos del alcance de los plebeyos. Tener una apariencia bonita — y una personalidad amable — era fácil que malinterpretaran lo que ocurría. Aun así, Liselotte solo tenía 11 años, y los hermanos frente a Rio ya estaban en sus treintas. No podía evitar sonreír amargamente.

“Veo que ambos tienen mucho amor por Liselotte” Dijo Rio tratando de aplacarlos.

“I-Idiota! ¡No somos suficiente como para poder amarla!”

“E-Eso mismo! Quizás seamos felices al dar nuestra vida por Lady Liselotte ¡Pero ese no es el punto!” Su amor por Liselotte era tan profundo, el rostro de Rio se torcía en su intento por seguir sonriendo.

“Yyyyyy… ¡Está listo! Esta es la sopa de pasta renovada de mi puesto. Esta caliente… Ten cuidado de no quemarte” el señor de la pasta dijo, sosteniendo un bowl, un tenedor y una cuchara.

“Se ve delicioso. Así que esto es la sopa de pasta… Ya veo…” Rio aceptó el bowl y observó atentamente su contenido.

Dentro del bowl había un tipo de pasta con la que, sin duda, Amakawa Haruto estaba familiarizado — Fideos italianos que eran llamados spaghetti. La sopa era clara, mayormente sazonada con nada más que sal. Había tocino y vegetales que agregaban un delicioso aroma al vapor de la sopa.

“Hehe, gracias. Oh, se supone que comas la comida “men” con tenedor y cuchara ¿Sabes cómo usarlos, chico?” Una gran parte de los plebeyos no tenía acceso a cubiertos como tenedores y cucharas, así que el señor de la pasta preguntó, por si acaso.

“Si, lo sé”

“Genial. Debes ser bien criado ¿Huh? La mayoría de los aventureros los encuentra molestos y solo tragan la comida agarrándola con sus manos. Muchos de ellos se queman.”

“Haha, tendré que pasar en “tragar” Rio dejó salir una risa forzada mientras se sentaba en un asiento del puesto. Dejó el bowl en la mesa hecha a mano del puesto antes de tomar la cuchara y el tenedor.

Mientras disfrutaba el aroma de la sopa, movió los utensilios habilidosamente con sus manos y probó la textura. Por su textura tierna y elástica, la pasta probablemente era fresca, no seca ni preservada. El sabor esa simple y salado; podía apreciar el sabor de los vegetales y el tocino. Aun así, Rio hubiera preferido un pequeño sabor a ajo, pimientos picantes, y aceite de oliva. Pero esas cosas eran difíciles de pedir ahí, debido a su costo.

Si hay fideos secos allí afuera, podría llevarlos en mi viaje como comida preservada, Rio pensó mientras el nostálgico sabor de la pasta relajaba su expresión. Si había pasta fresca siendo vendida, entonces los fideos secos deberían ser más que accesibles.

“Señor ¿Puede decirme donde puedo comprar pasta?” Rio preguntó precipitadamente.

“¿Oh? ¿Te enamoraste de la pasta, chico? Si vas a la tienda del gremio Ricca dentro de las murallas de la ciudad, podrás comprarla allí. Además, venden otros productos exclusivos de su gremio, así que vale la pena echarle una visita. Aunque es un poco caro, pero también venden carne ‘manju’ en su tienda”

“¿Carne ‘manju’ dices?”

“Si, son redondas, lucen como panes, pero su textura es esponjosa y sorprendentemente suave. Y la mejor parte es, están llenos de carne picada jugosa. Es cara, pero vale la pena probarla una vez.”

La descripción del señor de la pasta hizo un click en la cabeza de Rio. Sonaba muy similar a los ‘Nikumanju’ — que eran bollos de carne que Amakwa Haruto ya había probado antes.

“Huh, suenan deliciosos. Lo probaré luego” Rio esbozo una sonrisa en su rostro que expresaba su interés, luego reanudo su comida, silenciosamente, mientras procesaba los pensamientos sobre esa misteriosa Liselotte.

Bollos de carne…Si.

Pasta, fideos, y bollos de carne — todas ellas comidas que existían en la tierra, con los mismos nombres e ingredientes. ¿Cuál era la chance de que en este mundo y en la tierra hubiera, casualmente, palabras que sonaban igual y que tuvieran el mismo significado?

No tenía que pensar mucho para darse cuenta de que era absolutamente imposible, pero…

Mientras una palabra hubiera sido creíble, tener una segunda y hasta tercera palabra en la misma instancia dejaba muchas menos posibilidades, especialmente cuando todas estas comidas fueron inventadas por la misma persona. Como resultado, las sospechas de Rio se hicieron más y más concluyentes.

Quizás, esta Liselotte, estaba en su misma posición, Rio sospechaba. En otras palabras… quizás alguien que vivía en la tierra había muerto, solo para renacer como Liselotte Cretia en este mundo. Esa persona mayormente parecía ser japonesa. Claro, también era posible que Liselotte fuera solo una fachada. Y que un grupo de origen japones actuara como su cerebro — pero tampoco había pruebas de ello.

En cualquier caso, Liselotte definitivamente tenía acceso al conocimiento de la tierra — conocimiento usado mayormente para revolucionar Amande, Rio dedujo. Pero eso fue lo más lejos que sus pensamientos llegaron antes de frenar repentinamente. No tenía intención de llevar agresivamente su curiosidad más lejos que eso. Incluso si Liselotte realmente estaba experimentando lo mismo que Rio. No tenía el mínimo deseo de conocerla y discutir sobre ello.

Ya que el humano llamado Amakawa Haruto murió lleno de arrepentimientos.

Conocerla no cambiaría nada, solo le recordaría sus memorias amargas y sus lazos persistente e indeseados — ese pensamiento evitó que Rio actuara.

Amakawa Haruto estaba muerto.

Ahora mismo, Rio era Rio, no era Amakawa Haruto. Esa era la verdad innegable.

Seguro, la personalidad y la memoria de Amakawa Haruto residían en el cuerpo de Rio, pero estaban mezclados.

No…ni si quiera estaba seguro de que fueran reales.

Encima de eso, si regresara a la tierra de esa forma, no sería capaz de vivir como Amakawa Haruto. Sería imposible, ya que Haruto tenía sus cargas, mientras Rio tenía sus…

En cualquier caso, esta situación de la chica Liselotte, dio paso a la posibilidad de que otros estuvieran en las mismas circunstancias que él. Rio se consideró afortunado por aprender tanto. Y si bien estaba posponiendo ese asunto, si tenía suerte, quizás terminaría no siendo un problema.

De todas maneras, no había forma de que dejarán que alguien de origen desconocido conociera a la hija de un noble de clase alta. Por ahora, solo ser capaz de golpear sus labios con el nostálgico sabor de esa cocina era suficiente.

“Gracias, la sopa de pasta estuvo deliciosa. Iré a ver el gremio Ricca… Guardaré un poco de pasta y probaré la carne manku” Dijo Rio luego tomar la última cucharada de sopa del bowl, luego dejo atrás los puestos.”

“Hasta luego, chico” ambos señores dijeron amablemente.

Rio se dirigió en línea recta a las puertas de la ciudad. Entró a la ciudad y se dirigió al gremio Ricca para comprar pasta.

 

Parte 4

 

El camino principal de Amande, forrado de tiendas y posadas, largo de este a oeste de la ciudad. Y su centro, una plaza que solo podía ser descrita como el lugar principal de la ciudad, era la sucursal más importante del gremio Ricca.

Así que este es el cuartel general de Ricca…

Rio observó la elegante edificación hecha de madera y ladrillos.

Elevándose sobre los edificios de los alrededores con una diferencia de 5 pisos de altura, su aura ‘clase alta’ era imponente. En el frente, pequeño mostrador donde los rumoreados bollos de carne eran vendidos. Eran moderadamente caros con un precio de dos grandes de cobre cada uno, pero una fila se había formado de todas formas.

Rio entró a la fila, decidiendo comprarlos antes de entrar al gremio. Entregó las monedas y tomo los bollos en la tienda; eran bastante largos, y su textura humeante y caliente era suave y tierna. Parecían bollos al vapor chinos. Rio fue hacia una esquina de la plaza y ansiosamente se preparó para probar el bollo. Le dio un mordisco a uno y sintió el líquido caliente cayendo en su lengua, casi quemando su lengua. Y el sabor…

Esta bueno, pero…

Fue devuelto a la realidad. El sabor no era nada parecido a lo que Rio esperaba para algo que lucía como un bollo chino al vapor. Si tuviera que adivinar, diría que la carne estaba sazonada con sal, pimienta y mucha cebolla. Rio supuso que el jengibre, la salsa de ostra y el aceite de sésamo que se necesitaban para lograr un buen sabor en un bollo de carne probablemente no estuviera disponibles allí.

Para registrar, mientras era imposible encontrar comidas con la exacta pronunciación que tenían en la tierra, palabras japonesas como men y manju, las producciones y animales de la tierra existían en este mundo también. Por ejemplo, trigo y otros condimentos como sal estaban disponibles allí.

Como sea, había algunos ingredientes que no se podían obtener en Strahl por cuestiones climáticas, así que creas las mismas recetas y sabores de la tierra era difícil. Cuando Rio logró pasar por la zona salvaje y arribo a la región de Yagumo, probablemente hubiera sido capaz de obtener unos cuantos ingredientes nuevos que no eran accesibles en Strahl. Si lo hubiera hecho, podría haber usado el conocimiento de Amakawa Haruto para recrear algunos platillos de la Tierra.

Mientras la imaginación de Rio viajaban salvajemente en su cabeza, terminó de comer el bollo. “Gracias por la comida”, murmuró en japones, el sabor de la pasta y el bollo de carne lo hicieron sentir un poco nostálgico.

Ahora que había terminado de comer, observó una de las esquinas de la plaza, donde el impresionante edificio de Ricca se encontraba. La entrada estaba abierta de par en par, dando la bienvenida a cualquiera que entrara, como a un comerciante que acababa de entrar. Rio decidió hacer lo mismo.

Inmediatamente luego de pasar por la puerta, fue atentado por unas cuantas vendedoras que estaban esperando algún cliente. También había un guardia de seguridad, posicionado donde la mayoría de clientes no notaran su presencia.

“Bienvenido al gremio Ricca”

Al notar la llegada de Rio, todas las sirvientas y los sirvientes de las tiendas dieron una cortés reverencia dándole la bienvenida. El claramente practicado movimiento tomó por sorpresa a Rio. Entonces una joven chica con un hermoso, pelo ondulado se dirigió hacia Rio.

 

“Señor, nos disculpamos por lo inconvenientes, pero las armas están prohibidas en la tienda. Si tiene alguna con usted, estaremos felices de guardarlas hasta que deje la tienda” La hermosa chica esbozo una gentil, pero amigable sonrisa.

Ella parecía ser más o menos de la edad de Rio, si no, un poco más joven; lo suficientemente joven para ser una sirvienta en entrenamiento. Pero había algo raramente maduro en su postura. Llevaba puesto el mismo vestido de delantal que todas las demás sirvientas, pero por alguna razón, desprendía una elegancia que rivalizaría con la hija de un noble.

“…Entiendo”

Volviendo a la conversación, Rio aceptó de buena gana y comenzó a sacar sus armas: la espada en su cintura, dos dagas ocultas, unos cuantos cuchillos arrojadizos. Una segunda sirvienta se acercó a llevarse las armas de Rio.

Preguntó el nombre de Rio con fines administrativos, a lo que el respondía confiadamente: “Es Haruto.”

Rio aún llevaba puesta su túnica con la capucha en su cabeza; aunque sabía que no era bien visto esconder su cara, era típico de aventureros, y la tienda no parecía tener ningún problema con ello, mientras entregara sus armas.

“¿Le importaría que le hiciéramos una revisión corporal?”

“No, adelante.” Rio levantó sus brazos.

“Disculpe,” la sirvienta dijo mientras gentilmente comenzaba a revisar el cuerpo de Rio. La investigación terminó en segundos, y la chica asintió con la cabeza hacia la otra sirvienta.

“Gracias por su cooperación, señor. Ahora, lo llevaré adentro — por favor, sígame.”

Con la guía de la sirvienta, Rio fue hasta otro cuarto, observando las tiendas mientras caminaba a 3 pasos diagonales detrás de ella. El primer piso tenía un espacio bastante amplio, seccionado en varios salones de conferencias para que la gente de las tiendas discutiera sobre negocios con los clientes potenciales. Rio fue llevado a uno de ellos. Los salones estaban divididos por paredes, así las discusiones quedarían en privado, mientras mantuvieran sus voces bajas.

“Por favor, tome asiento.” La chica le ofreció a Rio un asiento en un sofá, el sentó con agradecimiento. Luego, ella se sentó en el lado contrario a él.

“Una vez más, bienvenido a el gremio Ricca. Mi nombre es Lotte, y te estaré asistiendo. Es un placer conocerlo, señor”

Lotte hizo una reverencia educadamente.

Basándose en su edad, Rio asumió que solo era una sirvienta en entrenamiento y esperaba que alguien más lo atendiera, así que lo cazó con la guardia baja. No era tan tonto como para dejar que su descompostura se mostrara en su rostro, aunque. Viendo los modales de Lotte, que rivalizaban con los de una hija de la nobleza, hizo que Rio sintiera que ella era más que adecuada para él.

¿Ella es…? Nah.

Un pensamiento ridículo paso por la cabeza de Rio por un instante, pero lo elimino casi inmediatamente, como si fuera indeseado. A juzgar por la falta de torpeza de Lotte, que era típico para una novata, sus capacidades eran probablemente legitimas. Rio se preparó y la saludo respetuosamente.

“Gracias por si hospitalidad. Mi nombre es Haruto. Estoy viajando solo debido a ciertas circunstancias, así que perdóneme por dejar mi capucha así.” El saludo de Rio fue cuidadosamente calculado; Lotte no era tan irrespetuosa como para pedirle a un cliente que se la quitara, pero si él decía esas palabras, ella sacaría sus propias conclusiones sobre esas circunstancias. Dicho eso, Lotte podía ver un vistazo de la cara de Rio bajo su capucha. Los refinados rasgos de su apariencia que pude entrever hicieron que sus ojos se abrieran con sorpresa.

“Debería estar bien, señor, mientras no nos cause ningún inconveniente. Ahora ¿Qué tal si hablamos de negocios?”

Llamas de curiosidad se prendieron en los ojos de Lotte, pero la sonrisa hacia su cliente no se desvaneció. No tenía intención de meterse en la privacidad de su cliente, así que fue directo al punto.

“Si, he venido con intenciones de comprar pasta. Si se pueden preservar almacenados, me gustaría comprar una gran cantidad, además me gustaría comprar unos cuantas especias e ingredientes.”

“Ya veo. Tenemos una clase de pasta seca a la venta. Mientras no la dejen en lugares calientes y húmedos, podemos garantizar que dura hasta un año almacenado.”

“¿Puedo preguntar el precio?”

“Claro. Tienen un precio de una grande y ocho pequeñas de cobre por cada 500 gramos.”

“Gracias ¿Y cuánto por cebada?” Rio preguntó, colocando su mano contra su boca con un pensamiento burlón.

“Una grande de cobre por un kilogramo, señor.”

“Entonces… ¿Podría pedirte que prepares quince kilogramos de pasta y diez kilogramos de cebada para mí?”

Los ojos de Lotte se abrieron un poco ante la petición de Rio

Eso es un poco mucho para un aventurero normal… ¿Esto está bien?

Mientras que quince kilogramos de pasta y diez kilogramos de cebada eran cantidades normales para un comerciante que quería revender los productos, era más que demasiado para el uso personal de un aventurero. Encima, la pasta era todavía un producto nuevo — la mayoría del público no sabía cuanta cantidad se necesitaba para un plato. Solo los comerciantes y la nobleza tenían algo de comprensión de su peso.

Ya que hubo muchos casos donde malentendidos habían llevado a conflictos en los negocios, Lotte revisó que los números estuvieran bien.

“500 gramos de pasta alimentarían a cinco o seis personas. Quince kilogramos sería una gran cantidad para solo una persona… ¿Está seguro de esto, señor?

“Si. Quince kilogramos alimentarían a unas ciento cincuenta o ciento ochenta personas y constarían cuatro pequeñas de plata y cinco grandes de cobre ¿Correcto? Esos son justamente los números que quiero.” Rio esbozo una sonrisa ligera, inmediatamente calculando los números en su cabeza.

“Mis disculpas, señor. Prepararemos quince kilogramos de pasta y diez de cebada inmediatamente.” Lotte inclinó su cabeza, impresionada por las habilidades aritméticas de Rio.

En ese momento, una sirvienta de casi unos 18 entró y dejó una bandeja con Té

“Disculpe.” Dijo con una voz calmada, y comenzó a servir el té.

La dulce fragancia de las hojas de té viajó por el aire, cosquilleando los sentidos de Lotte y Rio.

Rio asintió con su cabeza en gratitud “Muchas gracias.”

“Por favor, sírvase, señor.” Lotte le ofreció té a Rio.

“Gracias. Entonces, si no te importa…” Rio aceptó la taza de té, ya que no hacerlo sería grosero.

La mesa se encontraba un poco distanciada del sofá, así que tomó el platillo junto con la taza y admiró el diseño y su color. Luego de unos segundos, tomo un sorbo del té. Lotte no encontraba forma de apartar la mirada de los movimientos de Rio.

“¿Suele disfrutar de un té seguido, Sr. Haruto?

“Si. Tengo una conocida que es una aficionada del té, y gracias a ella sé muchas cosas relevantes.”

Rio asintió con una sonrisa cariñosa. Recordó los momentos en los que solía tomar té con Celia, casi todos los días. Gracias a esas experiencias, él tenía la etiqueta perfecta de bebedor de té hasta el punto en el que si visitaba una la fiesta del té de una hija de la nobleza podía actuar completamente normal.

“Oh, eso es maravilloso de oír, señor. La gente suele decir que el té es solo para mujeres, así que no muchos caballeros se interesan en el ¿Quizás pueda saber qué clase de hoja hay en este té?” Preguntó Lotte. Su expresión brillaba con una flor floreciente.

“A juzgar por la esencia única y su sabor apenas amargo, diría que es una hoja producida en ¿Lis?”

“Correcto.”

“Entonces están usando hojas de muy buena calidad. Y puedo decir lo mismo de su juego. Discúlpeme por decirlo, pero por lo que puedo ver, el sofá y también la mesa… ¿No son de muy alta calidad para ser usados en simples intercambios?” Rio preguntó, tratando de sacar un poco más de información.

El lugar en el que se encontraban estaba dividido para imitar una habitación privada. Los sillones y el sofá eran ambos de gran calidad, podrían usarlos para conferencias con invitados de más alto perfil.

La cara de Lotte de iluminó con una sonrisa de felicidad mientras le respondía orgullosamente a Rio. “Fufu ¡Las mejores transacciones negociosas empiezan con el mejor ambiente! Ese es el lema de nuestro gremio, señor. Y no cambia, ni con la escala de transacción.”

“…Ya veo. Ese debió ser el secreto de como Ricca creció tan rápido. Con sirvientas tan adorables como tú, Señorita Lotte. Entiendo por qué la gente se ve inclinada a vaciar sus bolsillos.”

“Oh, me sonrojas.” Lotte cubrió si boca con una timidez refinada.

 

“De verdad lo creo. Tengo otras cosas que comprar, y creo que también lo haré aquí.”

“Fufu. En ese caso ¿Qué tal si volvemos a los negocios? Después de todo es el deber de un comerciante atender a su cliente. Con alegría prepararemos todos los objetos que necesites para tu viaje.”

Así, Rio y Lotte siguieron con su charla.

Rio aún necesitaba comida preservada y varios ingredientes, también los utensilios para prepararlos, y fue capaz de comprar todo lo que necesitaba gracias al servicio de Ricca. Algunos objetos eran caros, pero no otros no podrían encontrarlos en otro lado, como muchas especias cultivadas e importadas desde las islas del sur. Y con su objetivo principal, comprar pastas, completado, Rio estaba extremadamente satisfecho con su visita.

“¿Necesita algo más?”

“No, eso es todo lo que necesito. Pero si tu gremio tiene algún servicio de correo, me gustaría usarlo…” Rio hizo una última investigación luego de terminar todos los otros negocios.

No podía dejar Strahl sin enviar una carta a Celia.

“Tenemos ese servicio disponible, pero no entregamos en ciertas regiones ¿A dónde desea enviar la carta?

“La capital del reino de Beltrum.” Respondió emocionadamente.

“Eso no será problema. Tus objetos tomarán un rato en prepararse, así que ¿Le gustaría escribir la carta mientras tanto?”

“Si, por favor.”

Rio pagó por sus compras con monedas y Lotte dejó el salón de intercambios para hacer unas preparaciones. No mucho después, una sirvienta apareció con unos pergaminos, pluma y tinta para que Rio escribiera su carta. Rio aceptó todo y — luego de dudar por un momento — encorvado sobre la mesa, sumergió la pluma en la tinta.

Su mano se movía continuamente por el pergamino dejando caracteres nítidos.

La carta hablaba sobre su viaje: que él estaba en Galarc, y que otras cosas habían pasado en el viaje. La firmó como ‘Haruto’. Luego de terminar de escribir, esperó unos momentos a que la tinta se secara, luego enrolló el pergamino. Usó la vela en la mesa para derretir la cera y puso un poco en el pergamino antes de sellarlo. Con el sello de Ricca en el pergamino, la carta ya estaba completa.

Enviar la carta por un gremio comerciante liderado por la hija de un duque era mucho más seguro que hacerlo por una organización individual o aleatoria, ya que había mucha menos probabilidad de que la carta se perdiera o que rompieran la confidencialidad.

Rio llamó a una sirvienta que estaba cerca y le informó que ya había terminado. La sirvienta se fue por unos momentos y volvió con Lotte y la sirvienta del té de antes. Todas las compras de Rio habían sido preparadas y dejadas fuera de salón de visitas.

“Por favor, entregue esto a la profesora Celia Claire de la Academia de la faculta de Beltrum.” Rio le dio la carta a Lotte.

“Entendido. La dirección, Academia real de Beltrum, para la profesora Celia Claire. No aseguraremos de entregarla, señor. Sus objetos también fueron reunidos, así que, por favor, confirme que todo está presente.” Los ojos de Lotte se abrieron débilmente cuando escuchó que la carta era para Celia, pero solo alguien cercano a ella podría haber notado el cambio de expresión — y solo con una buena observación.

Rio empacó sus objetos en su mochila mientras los revisaba. Era una gran cantidad de cosas, pero su mochila era lo suficientemente grande para acomodar todo. Una vez llenada la mochila, Rio se la llevó al hombro fácilmente, haciendo que los ojos de Lotte se abrieran en shock.

“Veo que es muy fuerte. Encaja con un aventurero.”

“Después de todo, viajar puede ser arduo… Me aseguré de prepararme bien. Ahora, debería irme.” Dijo Rio, las palabras de Lotte lo hicieron sonreír. Con esas palabras, se inclinó y luego se dio la vuelta.

“Gracias por su compra, señor. Si alguna vez vuelve a pasar por Amande, nuestras puertas estarán abiertas a ustedes.” Lotte dijo unas palabras de despedida, luego se inclinó junto a la sirvienta que tenía a su lado.

Ambas mantuvieron sus cabezas abajo hasta que Rio dejó el edificio.

Entonces, cuando Rio ya está fuera de su vista… “Celia Claire… La hija prodigio de Count Claire, de la famosa familia de hechiceros. La hechicera genio que se graduó antes de tiempo de la Academia Real.”

Lotte alzó su cabeza y murmuró.

Ella conocía la reputación de Celia como la hechicera genio de Beltrum a pesar de vivir en el reino de Galarc toda su vida. Solo por el hecho de que tener buenas puntuaciones no era suficiente para graduarse antes de tiempo, un gran nivel de excelencia y talento tenían que mostrarse en un área en específico. Era por eso que los graduados antes de tiempo eran raros — que ocurriera una vez en una década era suerte — así que cualquier individuo de un círculo de nobleza sabría sobre el nombre de Celia.

Además de eso, Celia era la egresada más joven en la historia de la academia real de Beltrum, haciéndola más famosa de lo que pensaba.

“Que chico más misterioso, Lady Liselotte.” Dijo la sirvienta a un lado de Lotte — o mejor, Liselotte.

“Me pregunto si será un noble en algún tipo de viaje. Y, ahora mismo soy ‘Lotte’, Cosette” Liselotte entrecerró sus ojos y observó a la sirvienta llamada Cosette.

 

“Como sea, el tiempo de investigación termino. Aria y Natalie enviaron un mensaje para que volver y terminar el papeleo acumulado” Cosette anunció con hombros caídos.

“Oh Dios, entonces tenemos que apurarnos.” Los labios de Liselotte formaron una hermosa sonrisa, haciendo que Cosette la mirara con curiosidad.

“Pareces estar de buen humor.”

“Fue un buen cambio de rutina… La charla de negocios fue bastante divertida.”

“Hmm. Ah, entiendo. Ese chico era bastante guapo ¿Verdad?”

“No… No te equivocas, pero eso no tiene nada que ver.” Liselotte negó reflexivamente fuera de la exasperación, pero los recuerdos de los rasgos faciales de Rio resonaban en su mente, haciendo que respondiera de forma confusa.

Viendo la fascinante reacción de su ama, Cosette esbozo una sonrisa descarada.

“¿Ves? Eso debe ser.”

“Ya basta. ¡Me voy!”

Con un leve rubor en sus mejillas, Liselotte se retiró bruscamente. Cosette dejo salir una pequeña risa antes de seguirla.


 

Anterior – Indice – Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s